Londres decide subsidio por Brexit para británicos que viven fuera de la isla

INTERNACIONAL

Birmingham Police visit
Primer ministro británico, Boris Johnson / Foto: Number 10

Lectura: 5 minutos

El Gobierno del Reino Unido anunció este jueves (29.08.2019) que dedicará tres millones de libras (3,3 millones de euros) a programas de ayuda para que los más de un millón de británicos que residen en otros países de la Unión Europea (UE) puedan «proteger sus derechos» tras el «Brexit».

Londres canalizará esos fondos a través de organizaciones sin ánimo de lucro que informarán a los ciudadanos británicos sobre la necesidad de solicitar un permiso de residencia, registrarse en el sistema sanitario de su «país de acogida» y homologar su licencia de conducir. Esas organizaciones asistirán a las personas que lo necesiten en la tramitación de esos documentos.

«El Reino Unido abandonará la UE el 31 de octubre y quiere ayudar a los británicos que viven en la Unión a estar completamente preparados para el “Brexit”», afirmó en un comunicado el ministro británico de Exteriores, Dominic Raab. «Estos fondos permitirán que los ciudadanos reciban la ayuda que necesitan para proteger sus derechos de residencia y el acceso a los servicios», agregó.

El Gobierno subraya que este programa se sumará a los servicios a los que los británicos ya pueden acceder a través de la red de legaciones diplomáticas del Reino Unido en la Unión Europea. Las embajadas y consulados británicos han organizado 541 sesiones informativas desde noviembre de 2017 para informar a los británicos residentes en el extranjero sobre cuál será su situación tras el «Brexit».

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, asegura que está dispuesto a romper los lazos con la UE el próximo 31 de octubre aunque no haya llegado a un acuerdo con Bruselas sobre las condiciones de salida. Aun así, continúa negociando con la Unión para lograr nuevas concesiones al acuerdo de salida que firmó su predecesora, Theresa May, e intentar ratificar un pacto en el Parlamento antes de la fecha límite.

Boris Johnson desató una tormenta con su decisión de suspender las sesiones parlamentarias desde el 10 de septiembre hasta dos semanas antes de la fecha prevista para el «Brexit». En los últimos días ha habido manifestaciones espontáneas de protesta, pero los adversarios del premier actúan principalmente tras bambalinas.

Mucho tiempo no les queda. La próxima semana será decisiva. El Parlamento sesionará por primera vez tras el término de las vacaciones de verano y, hasta entonces, debe haber un plan. La mayoría de los parlamentarios está en contra de abandonar la UE sin acuerdo alguno. Y cada vez son más los que quieren forzar a Boris Johnson a descartar esa alternativa. Es una lucha de poder entre el Parlamento y el Ejecutivo, en la cual los legisladores se encuentran bajo presión, dado que el premier les quita tiempo para ponerse de acuerdo.

El político laborista y jefe de la comisión del «Brexit», Hilary Benn, admite estar nervioso. Todavía no está claro si los adversarios de Johnson lograrán acordar una postura común. «Debemos ser simplemente más efectivos que él», afirma. Pero justamente eso es lo que la oposición no ha conseguido hasta ahora.

Benn tiene la esperanza de que, la próxima semana, el Parlamento pueda despachar una ley que, en el caso de un «Brexit» sin acuerdo, pida otra prórroga. Cada legislador debe auscultar su conciencia, opina el laborista, quien considera que solo un nuevo plebiscito puede sacar al país de la crisis: «La gente tiene ahora una idea de qué es el “brexit”. Debería decidir de nuevo si verdaderamente es eso lo que quiere».

También Lara Spirit, de la organización juvenil «Our Future, Our Choice» (OFOC), lucha por un segundo referéndum. Este fin de semana acudirá con sus amigos a una manifestación de las que han convocado los activistas en todo el país.

¿Cuán realista es la posibilidad de que los políticos se pongan de acuerdo este fin de semana? Hugo Dixon, vicepresidente de la campaña «People’s Vote», que promueve un segundo plebiscito, piensa que la probabilidad es alta.

A su juicio, con su decisión, Johnson hizo que sus oponentes se unieran. Indica que también algunos tories moderados están furiosos y ahora estarán dispuestos a colaborar con partidos adversarios. Dixon estima que la posibilidad de frenar el «Brexit» es mayor que nunca. Pero no todos son tan optimistas.

De todos modos, está claro que el juego de Johnson es arriesgado. Si en la cumbre de fines de octubre consigue convencer a la UE de hacer nuevas concesiones con respecto al acuerdo del «Brexit», a los parlamentarios británicos prácticamente no les quedaría más alternativa que apoyarlo. Pero si el Parlamento no logra inducir a Johnson a cambiar de actitud y la UE se mantiene firme, ya no se podría evitar un «Brexit» duro.

Artículo relacionado: Unión Europea reclama democracia al gobierno de Londres en caso del Brexit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s