Escribe Mariana Gonzalez: El sistema de crédito social en China

OPINIÓN

china-5089721_1920

* Escribe Mariana Gonzalez, especialista en Computación Científica, Fac. Ciencias Exactas UBA. MBA, ITBA.

 

 

 

Lectura: 7 minutos

La palabra «crédito» en chino ─xinyong (信用)─ es un concepto que indica la honestidad, sinceridad y confiabilidad de una persona. Es un concepto que hace a la moral de cada individuo y es un principio básico de la ética confuciana.

En junio de 2014, el Consejo de Estado chino emitió el documento Esquema de planificación para la construcción de un sistema de crédito social, donde se definen sus objetivos prioritarios y el plazo: deben estar plenamente alcanzados para el 2020. En dicho documento, se explica que el plan «forjará un entorno en la opinión pública en el que la confianza será gloriosa», y que el «sistema recompensará a aquellos que reporten actos de abuso de confianza».

La distopía orwelliana comenzaba a hacerse realidad… a ojos occidentales.

Se estaba comenzando con la implementación de un sistema de gestión social, vigilancia y controles cruzados entre el estado, las personas y algunas empresas. Este año se debe cumplir la etapa final y extenderlo a toda China, hasta ahora se había implementado en grandes ciudades como Hangzhou o Chengdu y muchas pequeñas.

Todos los ciudadanos están incluidos en un ranking y su posición en dicho ranking depende de muchas variables: su comportamiento social; sus procederes en el trabajo, con su familia, en su comunidad, en la calle; sus cumplimientos fiscales, legales, financieros; su solidaridad social; su actitud frente al Partido Comunista Chino; llegando a evaluar la cantidad de horas que juega videojuegos, cómo entrega las bicicletas que alquila, su comportamiento en los medios de transporte, si cruza en rojo la calle, si no cancela una reserva en un restaurant al que no va a asistir, si dona sangre, si asiste a protestas callejeras, etc.

Los buenos ciudadanos tienen ventajas en conseguir mejores turnos médicos, conseguir vacantes para sus hijos en las escuelas, acceder a salones VIP en aeropuertos, aparecer en las grandes pantallas que están instaladas en la vía pública con la leyenda «Ciudadano confiable» o «NO Confiable», la delación y la vergüenza social son algunas de las herramientas.

La denuncia de personas cometiendo acciones no confiables le suma puntos al denunciante. Además, ocho compañías chinas, expresamente autorizadas, aportan información.

Los resultados de todas esas pesquisas se evidencian en dos calificaciones.

Una emanada por el estado, que es el resultado del sistema anteriormente presentado, en el cual los ciudadanos están en una de dos listas: una negra, para los ciudadanos no confiables y una roja para los buenos ciudadanos (que sería la blanca, en nuestra lamentable forma de representar lo malo y lo bueno). En estas listas están todos los ciudadanos (aún los funcionarios) y empresas, información que es pública y accesible.

La otra son las listas con puntajes, que administran algunas empresas «privadas» chinas comerciales y financieras que, como sabemos tienen alta injerencia del estado, y que otorgan puntuación a cada ciudadano de acuerdo al cumplimiento de sus obligaciones aunque, además, se los evalúa en cuanto a lo que compran, lo que buscan en internet, lo que hacen o dejan de hacer.

Dependiendo de esos puntajes obtendrán, o no, créditos, pagarán más o menos tasa de interés, conseguirán mejores o peores trabajos, podrán o no viajar en avión, hasta dependerá el colegio para sus hijos.

La calificación es de por vida y afecta a sus hijos también que verán cercenadas sus posibilidades de educación si los padres no son confiables.

El ala financiera de Alibaba, recopiló una enorme base de datos de sus clientes para poner puntos de «crédito social» basados en las transacciones financieras en línea de quienes usan Alipay el sistema de pago de Alibaba, el crédito Zhima, al cual las personas se registran voluntariamente cuando quieren obtener ventajas en sus compras en Alibaba.

O redes como WeChat, usada por la mayoría de los chinos para pagar sus compras desde las más baratas como un café o un ticket de transporte, información que es registrada y monitoreada por las autoridades.

Tiene en el orden de las 400 millones de cámaras instaladas en la vía pública y el año pasado informó haber desarrollado una cámara de 500 megapíxeles para reconocimiento facial en multitudes.

Los policías usan gafas de reconocimiento facial conectadas a una gran base de datos de buscados.

A partir de fines del año pasado, quienes contratan teléfonos móviles en China tienen que escanear su cara, con lo que buscan verificar las identidades de los cientos de millones de usuarios de internet con el objetivo formal de reducir el fraude en internet.

Internet en China está totalmente controlada y censurada, desde el monitoreo de la información compartida por las personas hasta el bloqueo de páginas web extranjeras.

Según Amnistía Internacional, China es el país con más usuarios de internet presos por temas de censura.

La ciber-soberanía, concepto estratégico de Xi Jinping, como excusa para aislarse en este mundo global y para proteger un gobierno y su ideología,

Declaración universal de derechos humanos ONU Artículo 12 «Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques»,

China llega a esta decisión porque es un país con 1.400 millones de habitantes diseminados en 9.500 millones de km 2, que venía con un crecimiento económico y social vertiginoso difícil de controlar por el Partido Comunista Chino, con dificultades para mantener la pureza ideológica, con necesidad de direccionar las inversiones, con un acostumbrado atractivo por violar la propiedad intelectual, con alto nivel de corrupción, con grandes diferencias sociales, con una expansión del sistema financiero que necesita base para sus operaciones de crédito, con un sistema judicial en el fuero civil, escaso e ineficiente.

Los avances en la tecnología acompañaron el desarrollo de este sistema:

  • Big Data, sistemas informáticos capaces de gestionar enormes cantidades de datos, complejos por sus variabilidad y en permanente actualización,
  • la inteligencia artificial, sistemas capaces de «razonar», mejorar con su propia experiencia, resolver problemas complejos,
  • el reconocimiento facial que identifica, por sus facciones, al individuo que se está controlando,
  • la geolocalización, que ubica a los usuarios a través de sus celulares, y provee su localización al sistema,
  • el 5G que soporta comunicaciones de alto volumen de datos, precisión y velocidad.

Todas ellas, tecnologías en las cuales China está entre los primeros desarrolladores.

El politburó se convierte en el gobierno de los datos y el entorno digital en su aliado.

Las personas son trazables en China, pero, muchas de ellas, sienten que ese sistema les va a dar mayor tranquilidad, que vivirán en un sistema más justo, que aquellos que cometan delitos no podrán ir a hacerlo a otro lugar, aceptan y agradecen este sistema aunque signifique limitar su privacidad y sus libertades, aunque estén sometidas a ese sistema omnipotente y omnipresente.

Para nosotros suena a un capítulo de Black Mirror, pero, si consideramos nuestra gran afección a las redes sociales, deberíamos replantearnos si no estamos, también, parcialmente controlados y manipulados.

*Mariana Gonzalez
Computación Científica, Fac. Ciencias Exactas UBA
MBA ITBA
Empresaria en Argentina y Uruguay en empresas de tecnología. 

Artículo relacionado: Escribe Mariana Gonzalez: Reconocimiento Facial
 

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s