OTAN recibe a Blinken con Ucrania y Afganistán en agenda

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken junto al secretario general de OTAN, Jens Stoltenberg / Foto: U.S. Department of State

Lectura: 5 minutos

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se reúne este miércoles en Bruselas con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y diplomáticos de alto nivel de varios aliados, en medio de los planes de Washington de retirar a todas sus fuerzas de Afganistán.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, también participará en una reunión con los ministros de Relaciones de Exteriores de Alemania, Heiko Maas; Italia, Luigi DiMaio; Turquía, Mevlut Cavusoglu, y Gran Bretaña, Dominic Raab.

La administración Biden puso fin el martes a meses de conjeturas sobre los planes de Estados Unidos en Afganistán con el anuncio de que sacará a sus tropas remanentes en ese país para el 11 de septiembre.

En esa fecha se cumplirá el 20 aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas en Nueva York y el Pentágono, en Washington, que llevaron a Estados Unidos a la guerra más prolongada de su historia.

Aunque en un momento llegó a haber en Afganistán más de 130.000 tropas de EE. UU., la OTAN y otros países aliados, desde 2015 se han reducido a menos de 10.000, encargadas más que nada en entrenar y asistir a las fuerzas de seguridad afganas.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que la decisión de retirarse de Afganistán se tomaría en conjunto con los aliados de la OTAN.

Blinken inició su visita a Bruselas el martes con el foco en Ucrania, diciendo que Estados Unidos apoya a una Ucrania autónoma, mientras los aliados observan a Rusia concentrando fuerzas en la frontera entre los dos países.

Anteriormente el lunes, Blinken conversó con Stoltenberg sobre esa situación y dijo que ambos coincidían en que «Rusia tiene que poner fin a su peligrosa concentración militar y la agresión actual a lo largo de las fronteras de Ucrania».

Mientras la Casa Blanca anunciaba el retiro de tropas, al menos 22 personas, entre ellas miembros de las fuerzas de seguridad, cayeron el sábado en Afganistán y unas 70, en su mayoría civiles, sufrieron lesiones en las explosiones de un coche bomba y un artefacto junto a una carretera, así como en otros ataques insurgentes en varias partes del país.

El portavoz del Ministerio del Interior Tariq Arian, informó que el coche bomba estalló en una base de la policía en la provincia de Herat, limítrofe con Irán.

La explosión causó daños a por lo menos 14 viviendas en un área residencial cercana, dijo el portavoz. Las autoridades locales reportaron que unas 60 personas, entre ellas 20 mujeres y 12 niños, estaban entre los heridos. Al menos cinco de ellos estaban en condición crítica.

Nadie ha reclamado hasta el momento la autoría del ataque. Un portavoz de la insurgencia talibán dijo que este grupo no estuvo involucrado.

No obstante, el presidente afgano, Ashraf Ghani, culpó a los talibanes y los acusó de «continuar su guerra ilegítima y la violencia» contra el pueblo de Afganistán. También dijo que «demostraron otra vez que no tienen intenciones» de una solución pacífica al conflicto.

En otro hecho, una bomba que explotó durante la mañana junto a una carretera en Tarinkot, capital de la provincia sureña de Uruzgan, mató a tres civiles y lesionó a otros cuatro, según las autoridades locales.

De nuevo, ningún grupo se responsabilizó del ataque.

Durante la madrugada, insurgentes talibanes lanzaron ataques en las provincias norteñas de Kunduz y Balkh que dejaron 11 sodados del Ejército Nacional Afgano muertos y seis heridos.

Los asaltantes capturaron también a cinco soldados durante las acciones en Kunduz, dijo a la Voz de América un funcionario de seguridad en condición de anonimato. El portavoz del Talibán confirmó la participación del grupo en ambos ataques.

La violencia en Afganistán se ha incrementado en los últimos meses, con una ola de acciones directas contra activistas de la sociedad civil, periodistas y funcionarios del gobierno.

Mientras tanto, el proceso de paz se encuentra estancado y Estados Unidos ha renovado los esfuerzos para tratar de alcanzar un acuerdo negociado después de dos décadas de guerra.

La administración del presidente Joe Biden presentó recientemente un borrador de un acuerdo de paz al gobierno afgano y a los talibán, con el fin de reanimar los esfuerzos de paz iniciados por su antecesor Donald Trump hace ahora un año.

Otro artículo de interés: OTAN enfrenta amenaza del Talibán en Afganistán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s