Leve mejora de tasa de empleo en eurozona

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: ImAges ImprObables

Lectura: 8 minutos

El registro del estancamiento laboral mostro una tímida baja en marzo tanto en la Unión Europea (UE) como en la eurozona, con mejoras de una décima ─hasta el 7,3% y el 8,1%, respectivamente─; unas tasas todavía muy por encima de las registradas un año antes, cuando comenzó la crisis del coronavirus.

En marzo de 2020, el paro estaba en el 6,4% en la UE y en el 7,1% en la zona de la moneda única, según recordó el viernes (30.04.2021) la agencia europea de estadísticas. El pasado marzo había 15,5 millones de personas desempleadas en la UE, de las que 13,1 millones se encontraban en la eurozona.

En España el paro se situó en el 15,3% en marzo, dos décimas por debajo del porcentaje de febrero y 0,8 décimas por encima de la tasa de marzo de 2020 (14,5%). Se trata de la tasa más alta de la UE, aunque falta conocer el dato de Grecia, que en diciembre tenía un 15,8% de parados.

Entre las grandes economías europeas, Alemania registró en marzo una tasa de desempleo del 4,5%, sin cambios con respecto al mes precedente, mientras que en Francia e Italia se produjo un descenso de una décima, situándose en el 7,9% y el 10,1%, respectivamente.

El PIB de la Eurozona cerró el primer trimestre de 2021 con una contracción de 0,6%, todavía castigado por las medidas de contención de la pandemia de coronavirus, estimó también Eurostat.

De acuerdo con Eurostat, este retroceso se registró después de una caída de 0,7% en último trimestre de 2020. En medición interanual, el PIB de la Eurozona exhibe una contracción de 1,8%.

Eurostat estimó que la tasa de inflación interanual de la zona euro volvió a subir en abril para alcanzar el 1,6%, acercándose de esa forma a la meta del 2% del Banco Central Europeo (BCE).

Luego de cinco meses consecutivos en terreno negativo en 2020, a causa de la drástica caída de la demanda y el consumo, la inflación había alcanzado 0,9% en enero y febrero, y 1,3% en marzo.

El producto interior bruto (PIB) de Alemania cayó un 1,7% en el primer trimestre de 2021 con respecto al precedente, con gran parte de las restricciones por la pandemia de coronavirus aún vigentes, según el dato adelantado que comunicó este viernes la oficina federal de estadísticas, Destatis.

El dato negativo se conoce tras el crecimiento moderado registrado en el último trimestre de 2020, cuando el PIB aumentó un 0,5%. El Gobierno alemán prevé un aumento del PIB del 3,5% en 2021.

En el conjunto de 2020 la economía alemana se contrajo un 5%, en un año en el que la pandemia provocó una caída del 9,7% en el segundo trimestre del año, compensado en parte por la fuerte recuperación del 8,7% del tercero.

Sin embargo, las perspectivas son buenas, y más conforme avancen los planes de vacunación: los registros de pedidos en la industria están llenos, las exportaciones aumentaron por décimo mes consecutivo en febrero y los economistas asumen que la economía más grande de Europa volverá a la senda del crecimiento a partir del segundo trimestre.

El optimismo de las consultoras privadas es compartido por el gobierno: «Este año es el año en el que finalmente logramos el cambio de rumbo», dijo el martes el ministro federal de Economía, Peter Altmaier. «No solo detendremos la recesión económica, la revertiremos: habremos recuperado nuestra antigua fortaleza para 2022 como muy tarde».

El Gobierno alemán estima que la economía nacional crecerá un 3,5% este año, cinco décimas porcentuales más que su previsión de enero, gracias a la recuperación de la industria y las exportaciones.

El ministro de Economía, Peter Altmaier, presentó el martes en rueda de prensa el pronóstico de primavera del Gobierno alemán, en el que se advierte un cierto proceso dual de la mayor economía europea a causa de la pandemia de coronavirus.

La industria y las exportaciones llevan meses mostrando un comportamiento sólido, gracias a la demanda externa, principalmente de China y Estados Unidos; mientras que los servicios y el comercio minorista no mejoran, por la prolongación de las restricciones ─algunas impuestas en noviembre─ para contener la tercera ola de la pandemia.

«La proyección de primavera de hoy es un estímulo, a pesar de la actual preocupante situación de las infecciones», valoró Altmaier. Berlín espera que, sin restricciones, se produzca «una reanudación clara de la economía local y del consumo privado».

Esta tasa de crecimiento está en consonancia con los pronósticos de los principales centros de estudios económicos del país y otros cálculos recientes. El consejo económico asesor del Gobierno alemán estimó en marzo que el producto interior bruto (PIB) del país crecería un 3,1% este ejercicio.

El pronóstico conjunto de los principales institutos cifró el avance anual en un 3,7% a mediados de abril.

Estába previsto que el viernes se publique la tasa de crecimiento del PIB en el primer trimestre, que el propio Ministerio de Economía avanzó que podría ser negativo debido al mantenimiento de las restricciones. El PIB alemán registró en 2020 su peor derrumbe en décadas, al caer un 4,9 %.

El Producto Interior Bruto de España se contrajo un 0,5% en el primer trimestre de 2021, marcado por un endurecimiento de las restricciones sanitarias y una inusual ola de frío y nieve, según la estimación oficial provisional publicada el viernes (30.04.2021).

El gobierno pronostica un fuerte reimpulso de la actividad económica en 2021, con una previsión de crecimiento del 6,5% del PIB tras haberse hundido un 10,8% en 2020, una de las mayores caídas entre los países desarrollados.

Este repunte se vio frenado por las restricciones decretadas desde octubre de 2020 para poner coto a las sucesivas olas de la pandemia: en el último trimestre del año pasado registró un crecimiento nulo y en el primero de 2021 una pérdida del 0,5%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En términos interanuales, el PIB de la cuarta economía de la zona euro retrocedió un 4,3% respecto al primer trimestre del año anterior.

Entre enero y febrero, la economía española se vio lastimada por nuevas restricciones impuestas para luchar contra el rebrote de contagios detectado después de las fiestas navideñas, que afectaron especialmente sectores como el turismo y la gastronomía.

Además, el país se vio azotado por la tormenta Filomena, un inusual temporal de nieve y frío que paralizó Madrid e importantes áreas del país durante diez días en enero.

Este primer trimestre menos dinámico de lo esperado llevó al gobierno a revisar a la baja su previsión de crecimiento para 2021 del 7,2% al 6,5% interanual, en línea con el pronóstico del Fondo Monetario Internacional, que prevé un crecimiento del 6,4% de la economía española en 2021, la subida más fuerte entre los países desarrollados junto a Estados Unidos.

El instituto de estadística francés a su vez Insee ofreció el dato para Francia, también con fuertes restricciones impuestas por la pandemia: un crecimiento del 0,4% en el primer trimestre.

Otro artículo de interés: Datos de economía europea castigada por pandemia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s