Inédito proceso de reforma constitucional en Chile

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente chileno, Sebastián Piñera, emitiendo su voto / Foto: Dirección de prensa, Presidencia de la República de Chile

Lectura: 3 minutos

Chile inició este sábado la primera jornada de una votación, considerada la más importante de su democracia, para elegir 155 personas que redactarán una nueva Constitución para sustituir a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

Los 2.731 locales de votación abrieron sus puertas a las 08:00 y permanecerán así hasta las 18:00, donde más de 14 millones de chilenos acudiran de manera voluntaria este sábado y domingo a depositar el voto.

«Que hoy se escuche fuerte la voz de la gente en esta elección histórica, en que juntos elegiremos Convencionales, Gobernadores, Alcaldes y Concejales. De todos depende que las #Elecciones2021CL sean participativas y seguras», dijo el presidente chileno.

El conservador Sebastián Piñera, a través de su cuenta de Twitter llamó a participar a la población antes de acudir a votar y repitió más o menos con las mismas palabras al salir en declaraciones a la prensa.

Con todas las medidas sanitarias para facilitar una votación segura, las autoridades animan a la población a acudir a los centros de votación. «Vayan a votar, van a tener todas las seguridades para no contagiarse. Hemos vacunado a más de 9 millones de personas con al menos una dosis (…) Esto es un proceso inédito en Chile», dijo el ministro de Salud, Enrique Paris.

En los primeros minutos de votación los locales electorales no tuvieron demasiada afluencia de personas. Durante la noche, las urnas serán resguardadas y custodiadas por la Policía y Fuerzas Armadas.

De esta manera Chile comienza un inédito proceso constituyente que durará hasta el próximo año.

La nueva Constitución debe estar terminada en un plazo de nueve meses, prorrogable una sola vez por tres meses más, y en 2022 deberá ser aprobada o rechazada en un referéndum con voto obligatorio.

Esta elección es el resultado del plebiscito del 25 de octubre de 2020, cuando casi el 80% de los electores aprobó cambiar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) a través de una Convención Constitucional integrada sólo por miembros electos por voto popular.

La votación busca canalizar la frustración de una sociedad fracturada y que ve en la antigua Carta Magna la base que beneficia a una élite económica y política con un Estado débil en educación, salud y vivienda.

«Chile se juega la posibilidad de hacer la segunda transición (política), que ha demorado tres décadas, por una tendencia muy fuerte al statu quo del sistema de partidos», dice a la AFP Marcelo Mella, politólogo de la Universidad de Santiago.

Y se juega también «una oportunidad para institucionalizar las demandas que surgen del estallido (social) como las que aparecen con fuerza a propósito de los costos de la crisis sanitaria», añadió.

Este proceso con 1.373 candidatos marcará, además, la primera vez en el mundo en que una Constitución se escriba por constituyentes elegidos de forma paritaria, en igual número de hombres y mujeres, y también hará historia al reservar 17 bancas para los 10 pueblos originarios del país.

Otro artículo de interés: Grave trifulca en Jerusalén oriental con decenas de heridos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s