ONU respalda protestas populares en Cuba

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: lezumbalaberenjena

Lectura: 7 minutos

Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, reclamó este viernes la urgente liberación de todas las personas que han sido detenidas en Cuba por «ejercer su derecho a la libertad de reunión pacífica, opinión y expresión» durante las jornadas de protesta y lamentó la muerte de un manifestante en La Habana.

Bachelet pidió una investigación «independiente, transparente y eficaz» del suceso, con sanciones para los acusados. La expresidenta chilena manifestó su preocupación por las detenciones, entre ellas las de varios periodistas, así como el «presunto uso de la fuerza en contra de los manifestantes» denunciado por testigos de las protestas.

«Todas las personas detenidas por ejercer sus derechos deben ser liberadas urgentemente», insistió la expresidenta chilena, quien consideró «especialmente preocupantes» las denuncias de que algunos detenidos se encuentran incomunicados o en paradero desconocido. Bachelet también reclamó el restablecimiento completo en la isla de los servicios de internet y las redes sociales.

Por otro lado, la alta comisionada pidió el levantamiento de las «sanciones sectoriales unilaterales» que sufre Cuba, «dado su impacto negativo en los derechos humanos, incluido el derecho a la salud». En las protestas, que se producen en el contexto de una difícil situación económica, los manifestantes han exigido el levantamiento de las restricciones a bienes básicos tales como alimentos, medicinas y vacunas contra la COVID-19.

Canadá, uno de los países occidentales que mantiene relación amigable con Cuba, condenó la respuesta violenta y los arrestos de manifestantes por parte del gobierno cubano.

«Estamos profundamente preocupados por la violenta represión de las protestas por parte del régimen cubano», expresó el primer ministro Justin Trudeau en una conferencia de prensa en Montreal, en uno de sus pocos comentarios sobre Cuba de los últimos años.

«Apoyamos al pueblo de Cuba que quiere y merece democracia, libertad y respeto», apostó.

Canadá mantuvo lazos con Cuba después de su revolución de 1959 y Trudeau realizó una visita oficial a la isla en noviembre de 2016. Canadá ha actuado a veces como intermediario entre el gobierno cubano y Estados Unidos y otros países en temas como las disputadas elecciones en Venezuela.

El domingo pasado, miles de cubanos protagonizaron las mayores protestas contra el gobierno en décadas para rechazar la profunda crisis económica que ha provocado escasez de productos básicos y cortes de energía.

Los manifestantes también protestaron contra el manejo del gobierno de la pandemia de coronavirus y las restricciones a las libertades civiles.

La primera visita de Estado de Trudeau a Cuba ocurrió cuando tenía solo cuatro años y acompañó a su padre Pierre, quien era entonces primer ministro.

El gobierno cubano anunció el miércoles el primer paquete de medidas para apaciguar a la población, entre ellas la libre importación de alimentos y medicinas, a tres días de las inéditas protestas que estallaron en la isla, al tiempo que se ofrecieron «garantías procesales» para los manifestantes antigubernamentales detenidos.

Las autoridades acordaron «autorizar excepcionalmente y con carácter temporal, la importación por la vía del pasajero, es decir del equipaje acompañante en el viaje, los alimentos, aseos y medicamentos sin límite de valor de importación y libre de pago de aranceles», dijo el primer ministro, Manuel Marrero, en la televisión cubana.

Facilitar la entrada de bienes de primera necesidad era uno de los llamados de las multitudinarias protestas del 11 y 12 de julio en unas cuarenta ciudades de la isla, que enfrenta fuertes penurias, agravadas por la peor crisis económica en tres décadas.

En una reciente carta abierta al gobierno, un grupo de artistas e intelectuales habían pedido justamente esa medida.

«Esto es una medida que estamos tomando hasta el 31 de diciembre, después haremos una valoración», dijo Marreo en compañía del presidente Miguel Díaz-Canel.

Las leyes cubanas permiten la importación no comercial de 10 kg de medicamentos, libre de impuestos, mientras que pone cantidades topes a alimentos y otros productos, que pagan impuestos.

«Usted puede traer la cantidad de alimentos, de productos de aseo y la cantidad de medicamentos que usted considere, el límite no lo ponemos nosotros, no lo pone el país, no lo pone la aduana, el límite se lo puede poner la aerolínea», dijo Marrero.

Un grupo de artistas e intelectuales, entre ellos el cineasta Fernando Pérez y el economista Carmelo Mesa Lago, habían pedido que se «faciliten y viabilicen el proceso para permitir la entrada de medicamentos y enseres médicos al país».

El primer ministro también anunció un programa provisional que beneficiaría a unas 300.000 personas que viven en la actualidad en lugares diferentes a donde están empadronados, y por lo tanto no tienen posibilidades de comprar la canasta básica subsidiada que vende el Estado a cada ciudadano.

Cuba tiene una insuficiente producción de alimentos e importa el 80% de lo que consumen sus 11,2 millones de habitantes, lo que se ha complicado con la crisis económica actual y la pandemia.

Las medidas son anunciadas tres días después de las manifestaciones el domingo, en las que miles de cubanos salieron a las calles en unas cuarenta ciudades al grito de «tenemos hambre», «libertad» y «abajo la dictadura».

Las protestas, que en ciertas partes continuaron el lunes, dejaron un muerto y más de un centenar de detenidos.

Por su parte, Díaz-Canel, afirmó que los detenidos en las protestas antigubernamentales que sacudieron el país tendrán «garantías procesales» y «recibirán la aplicación de las leyes en su justa medida, sin abusos».

Las protestas dejaron numerosos detenidos, de los que no existen cifras oficiales pero que organizaciones internacionales y listados que circulan en las redes sociales cifran en centenares.

También han circulado en internet videos que muestran escenas de violencia policial y parapolicial, pese a que el Gobierno niega que se ejerciera represión sobre los manifestantes.

Miles de cubanos tomaron las calles para protestar contra el Gobierno al grito de «¡libertad!» en una jornada inédita que se saldó con decenas de detenidos y enfrentamientos después de que Díaz-Canel reclamara a sus partidarios a salir a enfrentar a los manifestantes.

Las protestas, las más fuertes que han ocurrido en Cuba desde el llamado «maleconazo» de agosto de 1994, se produjeron con el país sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia fuera de control y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos, además de largos cortes de electricidad.

Otro artículo de interés: Tensión en Cuba por rebelión popular

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s