Ambicioso plan de Israel 2050 contra cambio climático

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Reducción de emisiones en sector transporte / Foto: RG in TLV

Lectura: 4 minutos

El gobierno de Tel Aviv anunció oficialmente la puesta en marcha del Plan 2050 Energía Limpia, cuyo objetivo es reducir la mayor parte de las emisiones de Dióxido de Carbono en el sector del transporte, energético y los residuos urbanos.

Según el Jefe de Gobierno Naftali Bennett, se trata de una decisión que va en la dirección de una «economía limpia, eficiente y competitiva». Los ecologistas y los críticos piden objetivos más ambiciosos, sobre todo en relación con las energías renovables.

Para mediados de siglo Israel se propone reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 85% con respecto a los niveles de 2015. El gobierno del estado judío hizo el anuncio a través del primer ministro Bennett, quien afirmó que la decisión ayudará al país a «pasar de manera gradual a una economía de bajas emisiones de carbono».

Uno de los objetivos fijados por el ejecutivo es la reducción de la mayor parte de las emisiones en el sector del transporte, el sector energético y los residuos urbanos. Sin embargo, los ambientalistas y algunos críticos no están satisfechos y piden objetivos más ambiciosos para las energías renovables y más incentivos económicos para fomentar el cambio en la población.

La decisión del gobierno israelí se produce en un contexto medioambiental crítico. En efecto, desde que comenzó la era industrial el planeta ya se ha calentado cerca de 1,2 ° C y las temperaturas seguirán aumentando en un futuro próximo a menos que los países de todo el mundo se comprometan a una política de reducción drástica de las emisiones.

El primer ministro Bennett señaló que la decisión de Israel va en la dirección de una «economía limpia, eficiente y competitiva», que colocará al país a la vanguardia de la batalla global contra el cambio climático.

Los parámetros establecidos por el Estado judío están en consonancia con el acuerdo climático de París de 2015, un tratado internacional jurídicamente vinculante sobre el cambio climático, adoptado por casi 200 países de todo el mundo.

La semana pasada Greenpeace-Israel recordó la decisión de un comité interministerial vinculado al Ministerio de Energía (Udi Adiri), que encomendó un programa para incentivar nuevas exploraciones de petróleo y gas en las aguas de la Zona Económica Exclusiva.

También calificó de «escandalosa» la referencia a la crisis climática como una «ventana de oportunidad limitada» para la venta de gas. La misma ONG se dirige al gobierno para recordarle que «la emergencia climática ya no deja margen para una política vacilante» y obliga a tomar una decisión: ser parte del problema o participar en la solución.

El plan que se firmó en la capital francesa se propone limitar el calentamiento global medio del planeta a una temperatura muy inferior a los dos grados centígrados en comparación con la época preindustrial, con un aumento máximo de temperatura de 1,5 grados centígrados.

Israel es uno de los firmantes del acuerdo climático de París, cuyo objetivo intermedio es reducir las emisiones por lo menos un 27% para 2030.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, había retirado a Estados Unidos del acuerdo; su sucesor y actual inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, se reincorporó al acuerdo destacando la importancia de las políticas «verdes» para el futuro sostenible del planeta.

Otro artículo de interés: Histórico enlace aéreo entre Israel y Marruecos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s