Merkel cierra agrio capítulo de controversia con Grecia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Canciller alemana, Angela Merkel / Foto: ΝΕΑ ΔΗΜΟΚΡΑΤΙΑ

Lectura: 7 minutos

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró el viernes en Atenas que «el diálogo siempre fue la clave» para solucionar los altibajos que sufrieron las relaciones bilaterales con Grecia, al insistir que, a nivel europeo, la unión es la herramienta que da «fuerza» para superar todos los retos.

En una reunión con la presidenta griega, Katerina Sakellaropulu, Merkel, en su quinta y última visita oficial a Grecia, reconoció que la crisis del euro sacudió «con especial dureza» al país heleno, pero evitó hacer una valoración sobre el protagonismo que tuvo Alemania en esa cuestión.

Sakellaropulu reconoció que en aquella época Grecia se sintió «a menudo sola», pero añadió que esa experiencia sirvió para un mejor entendimiento entre ambos países.

La canciller destacó la buena cooperación que se forjó entre ambos países durante la crisis de migración, cuando «trabajamos juntos muy bien y constructivamente».

Ambas políticas coincidieron en que en las recientes crisis que ha vivido el mundo como la pandemia Europa ha demostrado unión, como ha quedado plasmado en la creación del fondo económico de recuperación.

Sin embargo, Sakellaropulu pidió a Alemania y a los socios europeos un mayor apoyo en los problemas «nacionales» de Grecia, en alusión a sus difíciles relaciones con Turquía, aunque no la nombró explícitamente.

Grecia es un socio «fiel» y espera apoyo recíproco, siempre en respeto con el derecho internacional, recalcó Sakellaropulu, refiriéndose a las continuas provocaciones del país vecino en el Mediterráneo oriental.

Como mensaje de despedida, la presidenta griega le deseó a la canciller tiempo para su familia y amigos y para hacer las cosas que «le hagan disfrutar», aunque se mostró convencida de que seguirá siendo políticamente «muy activa».

Merkel respondió que continuará siendo una persona con conciencia política, pero que ahora cederá la responsabilidad.

Grecia continúa bajo el escrutinio de los economistas europeos en momentos en que el producto interior bruto (PIB) de la eurozona creció un 2,2 % entre julio y septiembre en comparación con los tres meses previos, mientras que en Alemania el crecimiento fue del 1,8 %.

En ambos casos, se trata de una décima por encima del crecimiento registrado en el segundo trimestre del año.

En comparación con el tercer trimestre de 2020, el aumento del PIB fue del 3,7 % en el área de la moneda única y del 3,9 % en el conjunto de los Veintisiete, según la estimación preliminar publicada este viernes (29.10.2021) por la oficina de estadística comunitaria Eurostat.

En el segundo trimestre de este año el crecimiento interanual había sido del 14,2 % y 13,7 %, debido al efecto comparativo con el mismo período de 2020, en el que se habían registrado caídas récord del PIB por el confinamiento para contener la pandemia de coronavirus.

Entre los once países para los que Eurostat dispone de datos, el principal aumento trimestral del PIB entre julio y septiembre se registró en Austria (3,3 %), seguido de Francia (3 %) y Portugal (2,9 %), mientras que la tasa más baja se observó en Letonia (0,3 %) y en Lituania el PIB se mantuvo estable.

En cuanto a las grandes economías de la eurozona, el crecimiento del PIB en el tercer trimestre se aceleró en España, donde la tasa subió un 2 % frente al 1,1 % del trimestre anterior, así como en Francia, donde el alza fue del 3 % en comparación con el 1,3 % de los tres meses previos.

Se trata en ambos casos de la mayor subida registrada en medio siglo, sin tener en cuenta el tercer trimestre de 2020, cuando el incremento fue del 16,8 % y 18,5 %, respectivamente, por el efecto rebote tras el confinamiento.

Por el contrario, el crecimiento perdió ligeramente fuelle en Alemania, dónde el PIB subió un 1,8 %, y en Italia, que vio un incremento del 2,6 %, en ambos casos una décima por debajo de las tasas registradas en el segundo trimestre.

El aumento trimestral del PIB tanto en la UE como en la eurozona fue superior al registrado en Estados Unidos (0,5 %) y en China (0,2 %) entre julio y septiembre.

Eurostat recordó que esta primera estimación se basa en datos incompletos, por lo que podría ser revisada. La segunda proyección se difundirá el 16 de noviembre, junto con los datos preliminares de la evolución del empleo en la UE y la eurozona.

La economía de Alemania creció 1,8% en el tercer trimestre, lo cual decepciona, con respecto al trimestre anterior revisado al alza (1,9%), en un contexto de reactivación afectada por la escasez de componentes para la industria, según datos provisorios publicados este viernes por el instituto Destatis.

«La reactivación de la economía alemana continuó durante el verano» boreal, afirma Destatis, principalmente gracias al aumento del consumo interno. El gobierno alemán revisó recientemente a la baja sus estimaciones de crecimiento para 2021.

En un año, el crecimiento fue de 2,5% en el tercer trimestre, según datos corregidos de efectos estacionales.

El PIB de la mayor economía de la eurozona se mantuvo entre julio y septiembre en 1,1% por debajo del nivel del último trimestre de 2019, el que precedió al desplome causado por la propagación de la epidemia de COVID-19, agrega Destatis.

El crecimiento alemán cayó menos que en otros países europeos durante la crisis sanitaria, con una recesión del 4,9% en 2020, pero la recuperación resultó más lenta debido a la escasez de material en los mercados.

Por esta razón, el gobierno alemán revisó a la baja sus previsiones de crecimiento para el 2021, hasta el 2,6% frente al 3,5% previsto en primavera.

Después de «dos trimestres consecutivos bastante fuertes», «tenemos que prepararnos a un crecimiento más moderado» este invierno boreal, comentó Jens-Oliver Niklasch, economista del banco LBBW.

«El problema de la cadena de suministro persiste y la alta inflación pesa sobre la demanda de los consumidores. Esto ralentizará la economía», añade.

Sin embargo, en general, Alemania está «en la senda de la recuperación» después del impacto de la pandemia, indicó Niklasch. El gobierno alemán, por su parte, cree que la crisis de la cadena de suministro global solo está retrasando el repunte y ha pronosticado un «verdadero auge» en 2022 con un aumento previsto del 4,1% del PIB.

La tasa de inflación de la zona euro subió 4,1% en octubre en medición interanual, su nivel más alto en 13 años, a raíz del fuerte aumento de los precios de la energía, anunció este viernes Eurostat.

El sector de la energía fue de lejos el que tuvo el alza más importante (+23,5% interanual), tras un encarecimiento de los precios de 17,6% en septiembre, subrayó la oficina europea de estadísticas. La inflación no ha parado de subir en la zona euro desde junio, y fue de 3% en agosto y 3,4% en septiembre.

Otro artículo de interés: Fin de era conservadora en Parlamento Alemán

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s