Nacionalistas serbios amenazan la paz en Bosnia-Herzegovina

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Representante serbio en la presidencia del Estado de Bosnia-Herzegovina, Milorad Dodik / Foto: Izbor za bolji zivot Boris Tadic

Lectura: 6 minutos

Señales de alarma en Bosnia-Herzegovina. Por ahora, solo señales, pero inquietantes a la luz del recuerdo trágico de la guerra de 1992-95 que fue calificada de crímenes de lesa humanidad por el Tribunal de La Haya.

En Sarajevo, los ánimos estaban por el suelo en la mañana del lunes 2 de noviembre de 2021. Delante de la embajada de Estados Unidos en la capital de Bosnia-Herzegovina, un grupo de manifestantes exige el fin del nacionalismo que envenena al país y la intervención del presidente estadounidense.

El reclamo parece una súplica, contra los clanes políticos que, una y otra vez, provocan conflictos entre las tres etnias que conforman la población: bosnios, croatas y serbios.

Algunos de los manifestantes llevan carteles «Queremos los mismos derechos para todos». Una mujer que lleva la leyenda dice a la prensa que el gobierno de EE. UU. debe fortalecer a la ciudadanía, para poder terminar de una vez con el poder de los nacionalistas.

Pocos días antes, el representante serbio en la presidencia del Estado de Bosnia-Herzegovina, Milorad Dodik, formuló una especie de declaración de guerra, los nacionalistas serbios dejaron en claro que quieren abandonar el estado multiétnico.

Quieren que la parte del país bajo dominio serbio, la entidad que representa la República Srpska, se separe gradualmente del Estado bosnio en su conjunto y organice por sí misma instancias clave como la Defensa y la Justicia. Esa demanda representa un atentado contra la frágil paz que reina en el país desde 1995.

Se trata de algo más que el habitual ruido de sables, como lo demostraron las unidades de la Gendarmería de la República Srpska, con un simbólico ejercicio militar a gran escala, que revive memorias trágicas.

Desde el cercano bastión serbio de Pale, en la montaña, el líder serbio Radovan Karadzic, quien fue condenado como criminal de guerra, orquestó los ataques a Sarajevo y sus alrededores entre 1992 y 1995.

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, en La Haya, dictaminó que el asedio de tres años y medio y el bombardeo permanente de la capital bosnia son crímenes de lesa humanidad.

Ahora, muchos bosnios se preguntan si otra vez habrá guerra. Sobre todo los habitantes de más edad recuerdan los preparativos para la confrontación armada, y tampoco olvidan que la comunidad internacional abandonó a los bosnios a su suerte.

No fue sino hasta después del genocidio contra más de 8.000 musulmanes —hombres y muchachos jóvenes—, a manos de unidades serbias en la ciudad de Srebrenica, en julio de 1995, que Occidente reaccionó y negoció un acuerdo de paz en Dayton, con el que se puso fin a la guerra.

La intervención de EE. UU. frenó lo que ya aparecía como una masacre humana.

Los recientes avances de Dodik apuntan, ahora, a la eliminación de las estructuras estatales. Los ultranacionalistas serbios ya crearon una agencia sanitaria, que le seguirá un Ejército propio.

En total, planean anular más de 120 decretos de los altos representantes enviados por la ONU, para reemplazar las estructuras democráticas que surgieron tras la guerra, un ataque frontal a la integridad territorial de Bosnia.

El partido opositor multiétnico Nasa Stranka (Nuestro Partido) advirtió que Dodik debe ser clasificado como una «amenaza contra la seguridad». Y muchos en Bosnia ven el hecho de que la Unión Europea parezca no tener intenciones de intervenir, a pesar de estos avances explosivos, como una falta evidente de estrategia.

Un grupo de eurodiputados, entre ellos, el alemán Reinhard Bütikofer, de Los Verdes, exigieron explícitamente a la Comisión Europea tomar cartas en el asunto y actuar con dureza contra los secesionistas.

También Michael Gahler, eurodiputado conservador alemán, advirtió sobre una posible declaración de independencia de la República Srpska, y de una posterior legitimación por parte de Moscú.

Desde Estados Unidos, se alzan igualmente voces de alerta. El experto en los Balcanes Daniel Serwer reclama que la comunidad internacional actúe de inmediato, demostrando también fuerza militar, para evitar una división y los conflictos que acarrearía.

Tanto el enviado especial de EE. UU. para los Balcanes occidentales, Matthew Palmer, como la representante de la UE, Angelina Eichhorst, son rechazados debido al apoyo que prestan para que se acuerden compromisos destinados a paliar la situación, fogoneada por las permanentes injerencias de Croacia y Serbia.

Las esperanzas de reformas democráticas están puestas en el nuevo representante de la comunidad internacional en Bosnia, el alemán Christian Schmidt. Pero se le exige una actitud rigurosa: «Que trabaje o que se vaya», era una de las demandas en una manifestación frente a la residencia oficial de Schmidt, en Sarajevo.

Está fuera de discusión que el peligroso accionar de la República Srpska cuenta con el respaldo de Serbia y de Rusia. Moscú se esfuerza por evitar la integración de Bosnia-Herzegovina en la UE y su pertenencia a la OTAN. Pero no son sólo los serbios los que están perforando los cimientos del Estado bosnio.

Los ultranacionalistas croatas y su líder, Dragan Covic, trabajan codo a codo con Dodik, desde hace años. Para asegurarse una posición duradera en el poder, el partido conservador Unión Demócrata Croata (HDZ) presiona por un cambio en la ley electoral, para crear cuerpos electorales étnicamente «puros».

Pero eso contradice las sentencias fundamentales del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, afirma Joseph Marko, experto austríaco en Derecho Constitucional.

Según esos veredictos, en primer lugar, se debería poner fin, con una reforma de la Constitución, a la discriminación que afecta en sus derechos electorales a las ciudadanas y los ciudadanos no bosnios, no croatas y no serbios, es decir, pertenecientes a minorías como los judíos o los roma.

Ante este panorama, la ausencia de Estados Unidos, Unión Europea, o el alto representante de la ONU atentan contra las medidas que puedan frenar los planes de sucesión en Bosnia-Herzegovina, con el peligro para la comunidad internacional de repetir los errores de los años noventa.

Entonces subestimaron la peligrosidad de estos actores. «Es como un déjà-vu», lamenta la periodista y activista de derechos humanos bosnia Stefica Calic: «Es como si el mundo no hubiera aprendido nada de la guerra».

Otro artículo de interés: Tensión política entre Europa occidental y zona oriental

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s