Jefe del gobierno de Irak logra escapar de atentado terrorista

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Primer ministro iraquí, Mustafa al-Kadhimi / Foto: The Media Office of the Prime Minister of Iraq

Lectura: 5 minutos

El primer ministro Mustafa al-Kadhimi, dijo el sábado que se encuentra bien después de un ataque dirigido contra su residencia en el centro de Bagdad. «Mi casa ha sido blanco de una agresión cobarde y, gracias a Dios, los que trabajan conmigo y yo estamos bien», dijo Al Kadhimi en un breve discurso publicado por medios locales iraquíes. Agregó que «los misiles y los drones nunca construyen patrias ni futuro» y añadió que trabajarán para «construir» la nación «mediante el respeto del Estado y sus instituciones para un futuro mejor para los iraquíes».

Por último, en un breve mensaje el primer ministro invitó «a todos al diálogo en calma y constructivo» para Irak.

La Oficina de Información de Seguridad del gobierno señaló en un comunicado que se había producido «un intento fallido de asesinato contra el primer ministro, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, con un dron con explosivos lanzado contra su residencia en la Zona Verde en Bagdad».

Poco después, Al Kadhimi confirmó a través de su cuenta de Twitter que se encuentra bien y pidió calma ante este intento de magnicidio.

La Zona Verde es un área fortificada en el centro de Bagdad, que concentra edificios gubernamentales y embajadas. El atentado se produce en un momento de tensión en Irak tras los choques violentos entre manifestantes y policías durante una protesta el 5 de noviembre en Bagdad, cerca de la Zona Verde, contra los resultados de las elecciones legislativas del pasado 10 de octubre.

Los enfrentamientos dejaron dos personas muertas y más de un centenar heridas, muchas de ellas policías.

Varios partidos iraquíes consideran fraudulento el escrutinio oficial de esos comicios, especialmente los que representan a las milicias de la Multitud Popular ─en su mayoría chiís y proiraníes─ ya que sufrieron una gran pérdida de voto respecto a las elecciones de 2018.

Los simpatizantes mantienen ─desde hace casi dos semanas─ un campamento de protesta frente a la Zona Verde.

El gobierno de Washington que respalda al primer ministro y a su gabinete de transición condenó el ataque, que considera un «aparente acto de terrorismo».

«Nos alivia saber que el primer ministro salió indemne. Este aparente acto de terrorismo, que condenamos fuertemente, apuntaba al corazón del Estado iraquí», expresó en un comunicado el vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price.

Siete de los guardias de seguridad del primer ministro, Mustafa al-Kadhimi, resultaron heridos en el ataque con al menos dos drones armados, en la fortificada Zona Verde de la capital irakí

Dos funcionarios iraquíes hablaron bajo condición de anonimato de los destrozos provocados por el ataque con drones, porque no estaban autorizados a hacer declaraciones oficiales.

Al-Kadhimi salió ileso. Más tarde apareció en la televisora iraquí, sentado tras un escritorio con una camisa blanca, con actitud tranquila y centrada. Su mano izquierda parecía vendada. Un asesor confirmó que había sufrido un pequeño corte.

«Los ataques con drones y cohetes cobardes no construyen patrias y no construyen un futuro», dijo. Más tarde el domingo recibió al presidente de Irak, Barham Salih, y dirigió una reunión de seguridad del gobierno.

Los residentes de Bagdad oyeron una explosión e intensos disparos desde la Zona Verde, donde hay oficinas del gobierno y embajadas extranjeras. Imágenes publicadas por las autoridades mostraban los daños en la residencia de Al-Kadhimi, incluidas ventanas reventadas y puertas arrancadas de sus goznes.

Nadie reivindicó el ataque, aunque las sospechas cayeron de inmediato sobre milicias con apoyo iraní, que han atacado públicamente al mandatario con amenazas.

Las fuerzas de seguridad mantienen una permanente controversia con milicias chiíes amparadas por Irán, cuyos seguidores llevan casi un mes acampados ante la Zona Verde en rechazo a los resultados de las elecciones parlamentarias, en las que perdieron dos tercios de las bancas.

«El intento de asesinato es una escalada drástica, cruza una línea sin precedentes que podría tener consecuencias violentas», escribió en Twitter Ranj Alaaldin, analista de la Brookings Institution.

Las protestas tuvieron un vuelco mortal el viernes cuando los opositores marcharon hacia la Zona Verde. Hubo un intercambio de fuego donde uno de los manifestantes perdió la vida.

Docenas de miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos. Al-Khadimi ordenó una investigación para determinar la causa de los enfrentamientos y quién violó la orden de no abrir fuego.

Otro artículo de interés: Conferencia de seguridad en Irak contra terrorismo islámico

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s