Putin asegura que continuará enviando gas a Europa

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: gazprom.com

Lectura: 7 minutos

El gobierno ruso dio a conocer el viernes un comunicado en Moscú donde asegura que las entregas de gas ruso Europa continuarán sin inconvenientes a pesar de las amenazas lanzadas la jornada previa por el presidente de Bielorrusia.

Alexandr Lukashenko amenazó con bloquear el suministro de gas usando un gasoducto que atraviesa su territorio en caso de nuevas sanciones de la Unión Europea al gobierno de Minsk debido a la crisis migratoria que enfrenta a Bielorrusia con Polonia.

¿Putin enfrenta a su socio bielorruso? Lukashenko es algo mas que un aliado de Moscú, es un protegido y como tal sigue fielmente las políticas que dicta el gobierno ruso, tambien castigado por Europa debido a permanentes violaciones a los derechos humanos y sospechas sobre asesinato de opositores políticos.

Rusia «es y seguirá siendo un país que cumple todas sus obligaciones de entrega de gas a los consumidores europeos», declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, asegurando que los contratos firmados serán respetados. «Esa declaración (la de Lukashenko) no fue consensuada» con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, agregó el vocero, en su conferencia diaria.

«Putin ya ha dicho que Rusia siempre ha cumplido sus compromisos», insistió Peskov, y agregó que Bielorrusia, pese a ser un aliado de Moscú, es también un Estado soberano que puede hacer declaraciones independientes. «Esa declaración es del presidente de Bielorrusia», reiteró, y agregó que «la confiabilidad de Rusia como socio y suministrador de gas para futuros contratos no puede ponerse en duda».

El jueves, el presidente bielorruso mencionó la posibilidad de interrumpir las entregas del gasoducto Yamal-Europe, que traslada el gas ruso a Alemania y Polonia, fundamentalmente.

La amenaza se produce en medio de la crisis provocada por la presencia de miles de migrantes, oriundos sobre todo de Oriente Medio, que están bloqueados en la frontera entre Bielorrusia y Polonia.

«Nosotros le damos calefacción a Europa y ellos encima nos amenazan con cerrar la frontera. ¿Y si nosotros cerramos la llave de paso del gas natural?», dijo Lukashenko en tono amenazante.

El 20 por ciento del gas que el monopolio del gas ruso Gazprom bombea a los consumidores europeos atraviesa territorio bielorruso. Un tercio lo hace a través de Ucrania, el resto por el gasoducto Nord Stream, volúmenes que aumentarán cuando entre en servicio el conflictivo Nord Stream 2.

La situación migratoria en la frontera entre Polonia y Bielorrusia se ha deteriorado provocando alarma en la región y especialmente en los líderes europeos.

Lukashenko traslada cada vez más migrantes en avión desde las regiones en crisis hacia la frontera con Polonia según la prensa internacional. Grupos de migrantes han intentado en vano atravesar una barrera de alambre de púa que Polonia utiliza para impedir el cruce como muestran las imágenes dramáticas de la prensa.

Al menos diez personas han muerto hasta el momento, reveló el 11 de noviembre el diputado del partido La Izquierda, Gökay Akbulut, en el Bundestag alemán. Akbulut no solo culpa a Bielorrusia del drama, sino también a Polonia.

«El rechazo de los refugiados sin un examen individual del procedimiento de asilo es una clara violación de la Convención de Ginebra para los Refugiados, el Convenio Europeo de Derechos Humanos y la actual legislación de la Unión Europea en materia de asilo», subrayó Akbulut. Derechos que no pueden ser socavados por la legislación nacional polaca. La Comisión de la UE debe tomar medidas al respecto, insistió.

«Esta es una catástrofe humanitaria», dice, por su parte, Franziska Brantner, jefa de fracción parlamentaria del partido Los Verdes, y considera que «Lukashenko instrumentaliza a las personas haciéndolas llegar en avión desde Damasco, Dubai, Estambul o Moscú. Pero aún así, esta gente no es un arma. No son monedas de cambio, son seres humanos con su dignidad», explica el parlamentario.

La jefa del gobierno alemán informó a su vez que «Hablé por teléfono con el presidente ruso Vladímir Putin y le he pedido que convenza a Lukashenko. Porque aquí se utiliza a las personas, son víctimas de políticas antihumanas, por así decirlo, y hay que hacer algo al respecto», dijo Angela Merkel esta semana.

El mandato de Merkel está llegando a su fin, y los socialdemócratas (SPD), los verdes y el liberal FDP están negociando la formación de un nuevo gobierno alemán de coalición. La diputada de Los Verdes Brantner dijo en el Bundestag que una de las «grandes tareas» del próximo gobierno será revisar la política hacia Rusia. Putin encubre el «pérfido intento de chantaje» de Lukashenko y mantiene vivo el régimen bielorruso, sostuvo.

Con respecto a Bielorrusia, Brantner pidió más sanciones. Contra la industria bielorrusa de la potasa, pero también contra los responsables políticos, y contra las compañías aéreas que transportan a migrantes desde Oriente Medio a Bielorrusia.

Brantner esperaba que el gobierno alemán, aún en funciones, tome medidas lo antes posible. «No se debe permitir que nadie participe impunemente en las actividades inhumanas de Lukashenko», agregó al respecto el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas.

La atención humanitaria a los migrantes en la zona fronteriza de Bielorrusia es una prioridad, reiteró Maas: «Uno de los valores fundamentales de la Unión Europea y sus Estados miembros es que no dejamos solas a las personas necesitadas, y tendremos que defender estos valores comunes también en nuestras fronteras exteriores».

El derecho internacional exige que se conceda acceso humanitario en esta situación, y las ONG humanitarias están listas para ayudar estiman fuentes oficiales de Berlín.

En nombre del grupo parlamentario de los partidos conservadores Unión Demócrata Cristiana (CDU) y su socia bávara, la Unión Social Cristiana (CSU), el diputado Thorsten Frei pidió apoyo a Polonia para asegurar la frontera exterior de la UE con Bielorrusia.

Plantea el mismo tiempo como último recurso, controles fronterizos en la frontera germano-polaca, incluido el traslado de migrantes de vuelta a Polonia, en virtud del Reglamento de Dublín. Frei considera que «en ningún caso los inmigrantes de la zona fronteriza deben ser distribuidos en Europa».

La fracción del partido conservador Alternativa para Alemania (AfD) aprovechó el debate en el Bundestag para reavivar el rechazo a los inmigrantes. «La inmigración no es un derecho humano. El cruce ilegal de fronteras es un acto criminal», dijo el diputado del AfD Gottfried Curiol, quien salió en defensa del gobierno de Varsovia: «Polonia se está protegiendo a sí misma, a Alemania y a toda la UE».

Mientras tanto, Alexandr Lukashenko lanza amenazas: «¿Y si les cortamos el suministro de gas? Si nos imponen nuevas sanciones, tendremos que reaccionar», advirtió a la UE, en referencia al gasoducto Yamal-Europa, que pasa por Bielorrusia y transporta el gas ruso a Europa.

Otro artículo de interés: Putin interviene en crisis migratoria de Bielorrusia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s