OTAN enfrenta a Rusia por Ucrania

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Secretario general de OTAN, Jens Stoltenberg / Foto: NATO North Atlantic Treaty Organization

Lectura: 5 minutos

Rusia exige al sistema militar del bloque occidental alejarse de Ucrania, que ha manifestado la decisión de incorporarse a la OTAN como forma de encontrar una protección frente al apetito territorial de Moscú que ya ha invadido una parte del país, la península de Crimea en 2014.

La inmediata respuesta de la OTAN se dió después que el ministerio ruso de de Relaciones Exteriores exigiera retirar la decisión de 2008, que abre la vía a la adhesión de Ucrania y Georgia, que Moscú rechaza.

«En aras de los intereses fundamentales de la seguridad en Europa, es necesario eliminar oficialmente la decisión de la cumbre de la OTAN en Bucarest en 2008», que abre la puerta a una adhesión de esos dos países, fronterizos con Rusia, indicó Moscú en un comunicado.

Durante las últimas semanas, Rusia ha desplegado a unos 100.000 efectivos militares hacia su frontera con Ucrania, provocando el enojo de Kiev y de sus aliados occidentales. Putin, en tanto, no ha indicado si Moscú planea atacar, pero ha insistido en que su país tiene derecho a defender su seguridad.

En este sentido, la cancillera rusa también exigió a la OTAN que deje de realizar maniobras militares cerca de sus fronteras, y reclamó la reanudación de un «diálogo regular» sobre seguridad entre Rusia, Estados Unidos y la Alianza.

Apoyando las aspiraciones de Ucrania y Georgia de integrarse a ella, la OTAN viola el principio básico de todos los Estados miembros de la OSCE, en cuanto a «no fortalecer su seguridad a expensas de los demás», insistió Moscú este viernes.

El martes, el presidente ruso, Vladímir Putin, y su par estadounidense, Joe Biden, mantuvieron una conversación de dos horas, sin lograr rebajar tensiones. También durante esa cumbre el jefe del Kremlin exigió a Occidente que ponga por escrito las garantías de que Ucrania no se convertirá en un trampolín de la OTAN.

El canciller aleman Olaf Scholz viajó el jueves a París para reunirse con el presidente Macron donde analizaron la situación de Ucrania.

Francia abandonó la organización militar en 1966 por decision del presidente Charles de Gaulle, aunque retornó en 2009 para ocupar más de 700 cargos de dirección en la alianza atlántica.

«Esta visita es un momento muy importante para sentar las bases sólidas de una cooperación entre los dos países a la vez para la relación bilateral en sí misma, reforzada por el Tratado de Aachen (Aix la Chapelle), como para tratar los grandes temas europeos e internacionales en los que queremos coordinarnos», dijo Macron.

Scholz admitió que el encuentro dio lugar a una «conversación amistosa» pero también «concreta» sobre los distintos temas de interés para el motor franco-alemán, desde cuestiones de economía y seguridad a otras de política exterior.

En primer lugar, el conflicto entre Rusia y Ucrania, sobre el que uno y otro recordaron la «inviolabilidad» de la frontera ucraniana y la pertinencia para intentar una desescalada del llamado Formato de Normandía, un marco de diálogo en el que están implicados Moscú, Kiev, París y Berlín.

«Hay muchos enfoques constructivos sobre el trabajo que nos espera. El desafío radica en avanzar en todos esos grandes temas. Estoy seguro de que lo conseguiremos», apuntó Scholz.

La amistad no esconde diferencias en asuntos de peso como las energías limpias: Francia, que genera más del 70 % de su electricidad con sus centrales atómicas, pretende que la nuclear pueda ser catalogada como tal porque no emite dióxido de carbono, mientras Alemania, que ha decidido el cierre anticipado de sus reactores atómicos, se opone.

«Cada país desarrolla su propia perspectiva para luchar contra el cambio climático. Lo que nos une es que somos conscientes de nuestra responsabilidad y que tenemos una política ambiciosa al respecto», indicó el canciller.

Macron y Scholz deberán acercar posturas también en materia económica. El primero vio ayer necesario «repensar el marco presupuestario» europeo definido por los criterios del Tratado de Maastricht. A su parecer, el techo de déficit público del 3 % del producto interior bruto (PIB) es «obsoleto», mientras que el segundo es gran partidario del rigor presupuestario.

Su visita fue precedida este jueves por un encuentro en París de sus respectivos jefes de la diplomacia, Jean-Yves Le Drian y Annalena Baerbock, en el que la representante germana subrayó que «Alemania no tiene amigo más estrecho que Francia» y que el motor franco-alemán es fundamental para la Unión Europea.

Otro artículo de interés: Jefe de diplomacia europea advierte a Moscú por Ucrania

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s