Putin asegura que rechaza conflicto militar con Ucrania

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente ruso, Vladímir Putin / Foto: Kremlin

Lectura: 7 minutos

Rusia quiere evitar el conflicto con Ucrania y Occidente, dijo el jueves el presidente Vladímir Putin en la tradicional reunión anual con la prensa.

«Esta no es nuestra opción (preferida), no queremos esto», dijo Putin dando a conocer que ha recibido una respuesta positiva en general a las propuestas de seguridad que entregó a Estados Unidos este mes y que las negociaciones comenzarán a principios del próximo año en Ginebra.

«Espero que el desarrollo de la situación siga ese camino», dijo.

Rusia rechaza las acusaciones ucranianas y estadounidenses de estar preparando una invasión de Ucrania para el próximo mes, con decenas de miles de tropas rusas situadas al alcance de la frontera.

Moscú afirma que necesita compromisos de las potencias occidentales ─incluida la promesa de no llevar a cabo actividades militares de la OTAN en Europa del Este─ porque su seguridad se ve amenazada por los crecientes vínculos de Ucrania con la alianza occidental y la posibilidad de que se desplieguen misiles de la OTAN contra ella en territorio ucraniano.

En medio de un aumento de las tensiones con Washington por sospechas de una posible invasión a Ucrania, Putin habló ante medios rusos e internacionales en su tradicional discurso de fin de año para dar a conocer el estado de la crisis político-militar que amenaza el equilibrio de seguridad en Europa, la OTAN, además de cuestiones internas, como la oposición y la libertad de género.

A las puertas del 30 aniversario de la disolución de la Unión Soviética, «la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX», según Putin, el mandatario endureció el tono hacia sus rivales occidentales y la vecina Ucrania hasta el punto de un conflicto armado.

Observadores y diplomáticos esperan precisiones sobre las «medidas militares y técnicas» que prometió adoptar si sus reivindicaciones no eran aceptadas por la Casa Blanca y la OTAN, que las consideran inadmisibles.

Putin celebró los planes de entablar conversaciones con Estados Unidos en Ginebra el mes que viene, pero advirtió que Moscú espera que el encuentro produzca resultados inmediatos.

«Les hemos hechos saber clara y precisamente que cualquier expansión adicional de la OTAN hacia el este es inaceptable», dijo Putin. «Por ahora, estamos viendo una reacción positiva, nuestros socios estadounidenses nos dicen que están listos para comenzar esta discusión, estas negociaciones, desde principios de año en Ginebra».

La semana pasada, el Kremlin presentó borradores de documentos de seguridad exigiendo que la OTAN niegue la membresía a Ucrania y otros países de la antigua Unión Soviética y dé marcha atrás a los despliegues militares de la alianza en el centro y este de Europa.

Pero un principio clave de la alianza de la OTAN es que la membresía está abierta a cualquier país que cumpla los requisitos.

«¿Somos nosotros quienes estamos colocando misiles cerca de las fronteras de Estados Unidos?», preguntó Putin. «No, es Estados Unidos el que viene a nuestra casa con sus misiles. Ellos de antemano se encuentran en los lindes de nuestro hogar. ¿Es excesivo exigir que no sean colocados sistemas ofensivos cerca de nuestro hogar?».

Las tropas rusas en la frontera con Ucrania han avivado el temor por una posible invasión, lo que aumentó las tensiones con Estados Unidos. El presidente Joe Biden advirtió a Putin en una videoconferencia este mes que Rusia enfrentará «consecuencias graves» en caso de que ataque a Ucrania.

Putin negó cualquier tipo de acusación, pero describió a la expansión de la OTAN y el despliegue de armas en Ucrania como una «línea roja».

Consultado hoy sobre si podía ofrecer garantías de que Rusia no invadirá Ucrania, Putin estalló en su respuesta: «Son ustedes los que nos deben dar garantías y darlas de inmediato, ahora, y no entrar en un parloteo al respecto que se extienda por décadas».

«¿Cómo responderían los estadounidenses si nosotros pusiéramos nuestros misiles en las fronteras de Estados Unidos con Canadá o México?», lanzó Putin.

En su conferencia anual, Putin acusó que Occidente «engañó y timó descaradamente» a Moscú al hacer promesas verbales en la década de 1990 sobre no expandir la presencia de la OTAN en el este para luego acrecentarla para incorporar países del exbloque soviético en el centro y este de Europa y las exrepúblicas soviéticas bálticas.

En el plano interno, el mandatario ruso calificó de actitud «oscurantista» que haya personas que cambien de género, reafirmando su posición conservadora, considerada discriminatoria por sus detractores.

«Tengo un enfoque tradicional: una mujer es una mujer, un hombre es un hombre. Espero que nuestra sociedad tenga internamente protegida su moral, que emana de nuestras confesiones religiosas tradicionales (…) contra esta forma de oscurantismo», afirmó

«No hay que luchar contra esto por decreto, vociferando o lanzando acusaciones, sino apoyando a nuestros valores tradicionales», añadió el líder del Kremlin.

En 2013, Rusia aprobó una ley en contra de la «propaganda» homosexual, cuyo objetivo oficial es proteger a los menores, pero ha sido con frecuencia aplicada contra activistas y grupos LGTB+. Las marchas del orgullo gay están prohibidas por ley.

En 2020, se hizo una enmienda a la Constitución, según la cual el matrimonio es la unión entre «un hombre y una mujer».

Putin también se refirió al presunto envenenamiento del líder opositor Alexei Navalny, actualmente en prisión, ante la pregunta de un periodista.

«En repetidas ocasiones hemos enviado solicitudes a otros países para que al menos nos proporcionen material que confirme el envenenamiento [de Navalny]. No hay ninguno. Denos una razón para abrir un caso penal. Pero si no hay nada que responder, sigamos adelante», replicó el mandatario.

Las oficinas regionales y la Fundación Navalny Anticorrupción han sido declaradas «extremistas» por las autoridades rusas, en una medida considerada por muchos como de motivación política.

En vísperas de las fiestas, Putin agradeció a «Ded Moroz» (el Abuelo Frío), la versión rusa de Papá Noel, por ayudarlo a convertirse en presidente casi 22 años después de su llegada al frente del gobierno en 1999.

«Mis relaciones con Ded Moroz siempre han sido buenas. Le estoy agradecido por poder hablar con ustedes en mi calidad [de presidente], pero estoy aún más agradecido al pueblo ruso que ha confiado en mí para esta función», indicó cuando se le preguntó respecto a su relación con este personaje tradicional.

Finalmente, Putin habló sobre el coronavirus. La esperanza de vida en Rusia se ha reducido de 71,5 a 70,1 años debido a la epidemia. «Hay cosas que nos preocupan mucho como la esperanza de vida», dijo.

«Ha disminuido levemente, fue de 71,5 años el año pasado y ahora son 70,1 años. Y esa es solo una de las consecuencias negativas de la pandemia de coronavirus», remarcó.

Otro artículo de interés: Putin reclama por interrupción de televisión RT en Alemania

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s