Ruta de la Seda china también envuelve a Latinoamérica

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Xi Jinping, secretario general del Comité Central del Partido Comunista chino / Foto: Paul Kagame

Lectura: 4 minutos

La expansión de China en el mundo es uno de los targets habituales de la información internacional, con atención privilegiada sobre la marcha de la denominada Ruta de la Seda, un proyecto que nació en Beijing para aplicar la diplomacia blanda de los negocios en los terrenos a conquistar.

El vasto territorio latinoamericano, con el beneficio de utilizar una lengua común, plagado de riqueza primaria en minería, agricultura y ganadería, es otro de los escenarios donde China está aplicando el método del comercio con préstamos generosos a los países gobernados por políticos antidemocráticos, que concilian las ideas de izquierda con el nacionalismo económico, y por sobre todo cargando de pobreza a la población.

La especialista Pamela Aróstica, Directora de la Red China y América Latina Enfoques Multidisciplinarios (REDCAEM) respondió a Radio France Internacional con un punto de vista que merece atención.

«Hay una influencia cada vez mayor, donde no solamente está el aspecto económico, comercial y de inversión, sino que también está mancomunado con la influencia de China en aspectos culturales. Por ejemplo, un establecimiento de un Centro Regional de Coordinación de los Institutos Confucio para América Latina en Chile, una coordinación absoluta entre medios de comunicación chinos con medios de comunicación de América Latina. Y vamos viendo que esta influencia es absolutamente multidimensional. Por eso hoy la observamos con mucha más claridad que en el pasado».

El avance chino sobre el territorio latinoamericano además ha puesto en guardia a los países con gobiernos democráticos y republicanos, más allá de la preocupación que genera en la diplomacia norteamericana. La tecnología de última generación, los sistemas de comunicación personal ─telefonía celular─ y el intercambio informativo en áreas sensibles como la defensa y la seguridad por ahora están en el terreno exploratorio. Por ahora.

El «caso Taiwán» mantiene en alerta a los países del bloque occidental alarmados por el lenguaje agresivo que emite Beijing sobre la actividad de la isla rebelde.

El portavoz del gobierno comunista de China para Taiwán habló con la prensa aumentando los temores que ya existen sobre la escalada de Beijing para aplacar a los grupos prodemocracia en la isla.

China tomará «medidas drásticas» si Taiwán da pasos hacia su independencia, advirtió el miércoles un oficial de Pekín, añadiendo que lo que considera provocaciones de la isla y la intromisión exterior podrían intensificarse el próximo año.

China reclama la soberanía sobre el territorio de Taiwán, gobernada democráticamente, y en los dos últimos años ha intensificado la presión militar y diplomática para hacer valer su reivindicación, lo que ha alimentado la ira en Taipéi y la preocupación en Washington.

China está dispuesta a hacer todo lo posible para buscar la reunificación pacífica con Taiwán, pero actuará si se cruza cualquier línea roja sobre la independencia, dijo Ma Xiaoguang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán china, en una reunión informativa con los medios de comunicación.

«Si las fuerzas separatistas de Taiwán que buscan la independencia provocan, ejercen la fuerza o incluso traspasan cualquier línea roja, tendremos que tomar medidas drásticas», dijo Ma.

Taiwán se ha convertido en un factor clave en las tensas relaciones entre China y Estados Unidos, el más importante aliado internacional y proveedor de armas de la isla, a pesar de la ausencia de vínculos diplomáticos formales.

China ha descrito en repetidas ocasiones a la isla como el asunto más sensible en sus relaciones con Estados Unidos.

Ma dijo que las provocaciones de las fuerzas independentistas y la «intervención externa» podrían volverse «más agudas e intensas» en los próximos meses.

«El año que viene, la situación del estrecho de Taiwán será más compleja y grave», dijo.

Pekín ha enviado repetidas misiones aéreas sobre el estrecho de Taiwán en los últimos meses para presionar a la isla. El Gobierno chino ha dicho que no cederá ante las amenazas.

Aunque Estados Unidos sólo reconoce una China, está obligado por ley a proporcionar a Taiwán los medios para defenderse y sigue desde hace tiempo una política de «ambigüedad estratégica» sobre intervencion militar para proteger a Taiwán en caso de ataque chino.

Otro artículo de interés: Política monetaria expansiva alimenta poder del populismo político

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s