Bandera de discordia en Arco de Triunfo

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Arco del Triunfo, emblema nacional / Foto: Allan Watt

Lectura: 5 minutos

Las autoridades francesas retiraron el domingo 2 de enero de 2022 una instalación temporal de la bandera de la Unión Europea en el famoso monumento del Arco del Triunfo en París, por la protesta de opositores nacionalistas.

Los críticos, con el aporte de la jefa de la derecha Marine Le Pen, acusaron al presidente Emmanuel Macron de «borrar» la identidad francesa al reemplazar por unos días la bandera francesa por el emblema de la Unión Europea, decisión destinada a acompañar la presidencia de la entidad comunitario que es rotativa y corresponde al presidente Macron desde el primer día del año nuevo.

El emblema comunitario ondeaba desde el viernes en el céntrico monumento parisino.

La bandera azul se izó en lugar de la francesa en Nochevieja para marcar el turno de Francia en la presidencia rotatoria del Consejo de la UE, que ocupará durante los próximos seis meses.

El Arco del Triunfo, que homenajea a los fallecidos en la Primera Guerra Mundial, y otros lugares emblemáticos como la Torre Eiffel y el Panteón, también se iluminarán con luces azules durante la semana.

Los opositores de Macron para las elecciones presidenciales de abril próximo criticaron el retiro de la bandera tricolor, calificándola de afrenta al patrimonio de Francia y a sus veteranos.

«¡Presidir Europa sí, borrar la identidad francesa no!», tuiteó Valérie Pécresse, la candidata conservadora que según las encuestas, podría ser la principal opositora a Macron en las elecciones. Sospechan que se trata de una jugada oficialista para dar más potencia a la reelección de Macron al coincidir la presidencia de la Unión Europea con la campaña electoral francesa.

Pécresse le instó a restaurar la bandera francesa: «Se lo debemos a nuestros soldados que derramaron su sangre por ella».

La candidata de la derecha Marine Le Pen, que llegó a amenazar con presentar un recurso ante el Consejo de Estado, la máxima instancia judicial de Francia en materia administrativa, calificó la retirada de la bandera de la UE de «gran victoria patriótica», afirmando en Twitter que una «movilización masiva» había obligado a Macron a dar marcha atrás.

«El Gobierno se ha visto obligado a retirar la bandera de la Unión Europea» celebró la dirigente, que las encuestas de intención de voto la ubican en el tercer puesto.

Un funcionario de la presidencia francesa dijo el domingo que la retirada de la bandera antes del amanecer estaba «en línea con el calendario previsto», insistiendo en que, a diferencia de las luces azules de los monumentos, sólo debía estar en el Arco durante dos días.

Macron ha defendido que su objetivo en estos seis meses será lograr una Europa más soberana, con un mayor control de sus fronteras y de su propia defensa y un modelo económico que concilie el crecimiento con la preservación del planeta.

Francia tomó el relevo el sábado de Eslovenia en la presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea con el objetivo de lograr una Europa más soberana y el deseo de apostar por un modelo económico que no excluya la preservación del planeta.

Los ambiciosos deseos expresados por el presidente francés, Emmanuel Macron, chocan con la evolución de la pandemia del coronavirus, que ensombrece el horizonte 2022, pero también con la celebración en abril de las elecciones presidenciales francesas.

Macron, que aún no ha confirmado su candidatura a la presidencial aunque se da por hecho que lo hará, tiene claras posibilidades de clasificarse a la segunda vuelta y vencer, según los primeros sondeos de intención de voto.

Es probable que Macron, convencido europeísta, como demostró el viernes en su discurso de Año Nuevo al defender Europa como una herramienta de solidaridad y crecimiento, aproveche esta presidencia en la UE para fortalecer su figura de hombre de Estado.

La última vez que Francia estuvo al frente del Consejo de la UE fue en 2008 con Nicolas Sarkozy. Pero entonces, antes de la firma del Tratado de Lisboa en 2009, el rol del presidente era además dirigir el Consejo Europeo y los Asuntos Exteriores, misiones para las que hoy existen dos cargos concretos que se encuentran en manos del belga Charles Michel y del español Josep Borell, respectivamente.

El papel de Macron ahora será dirigir las discusiones del Consejo de la UE, que reúne a los representantes de los 27 Estados miembro con rango ministerial y tiene funciones legislativas, con el objetivo de lograr compromisos y acercar posturas encontradas.

Otro artículo de interés: Poder del nacionalismo francés

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s