Dilema de Europa, liberación o dependencia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Canciller alemán, Olaf Scholz / Foto: Valsts kanceleja/ State Chancellery

Lectura: 4 minutos

La agresión del presidente Vladímir Putin a Ucrania golpea de manera indirecta ─por ahora─ al preciado suministro de gas ruso a Europa.

Durante meses los europeos sentían intranquilidad por las jugadas estratégicas de Putin en la zona este del territorio europeo, que llegaron a cierto estado de alarma en 2014 cuando el gobierno de Moscú ordenó invadir la península ucraniana de Crimea.

Europa dudaba entre la espada ─el clima que castiga a la población en invierno─ y la pared, que presentaba un Putin agresivo con la oposición acusado de asesinar y encarcelar a los que pretendían alguna vía política alternativa.

Una máscara diplomática para no enervar las relaciones con Rusia, aun con los informes sobre el zarpazo de Putin a Georgia ─se llevó los territorios de Abjasia y Osetia del Sur─ y los asesinatos de opositores en Chechenia. Hubo más, que no intranquilizaban a la diplomacia europea.

Ahora es tarde, suplantar los flujos de gas ruso llevará tiempo y plata que siempre genera diferencias de apreciación para el gasto.

Los flujos de gas natural hacia el oeste a través del gasoducto Yamal-Europa se detuvieron el viernes. Los reclamos del gigante ruso Gazprom para obtener canales de tránsito a través de Ucrania se mantienen en niveles elevados, según muestran los datos de los operadores del gasoducto.

Los flujos hacia Alemania a través del punto de medición de Mallnow se situaron en unos 101.119 kilovatios hora (kWh/h) a primera hora del viernes y eran de unos 13,5 millones de kilovatios hora durante la noche.

La compañía energética rusa Gazprom reanudó el jueves el suministro de gas natural hacia el oeste a través del gasoducto Yamal-Europa a Alemania desde Polonia y reservó 7,8 millones de kilovatios-hora de capacidad de tránsito de gas a través del gasoducto para la mañana del viernes hasta la mañana del sábado.

El gasoducto entre Polonia y Alemania suele representar alrededor del 15% del suministro de gas ruso hacia el oeste, con destino a Europa y Turquía. Sin embargo, desde diciembre funciona a la inversa y hace subir los precios del gas en Europa.

Putin ha dicho que Rusia seguirá suministrando gas a los mercados mundiales, aunque Estados Unidos y sus aliados europeos han reforzado las sanciones contra Moscú tras la invasión rusa de Ucrania, entiende Reuters.

Alemania dio nuevos pasos el sábado para reducir su dependencia del suministro energético ruso al informar los planes de una terminal para importar gas natural licuado (GNL), la última señal de un cambio de política tras la invasión de Ucrania por parte de Moscú, destaca el experto Christoph Steitz.

La entidad crediticia estatal alemana KfW firmó un memorando de entendimiento con el principal productor de energía del país, RWE, y con el operador de red holandés Gasunie para construir la terminal en la ciudad portuaria de Brunsbuettel, indicó el Ministerio de Economía.

La medida se produce una semana después que Alemania anunciara un giro en su política energética para reducir la dependencia de las importaciones de energía rusa, afirmando que el GNL, el carbón e incluso la energía nuclear podrían utilizarse para cubrir el vacío.

Alemania, que depende en gran medida de Rusia para el gas y el petróleo, no tiene hasta ahora ninguna terminal de importación de GNL.

No se ha facilitado ninguna cifra de inversión, pero las estimaciones anteriores eran de 450 millones de euros (492 millones de dólares) para poner en marcha una terminal de GNL en Brunsbuettel.

El Ministerio de Economía dijo que la terminal tendrá una capacidad anual de 8.000 millones de metros cúbicos y se construirá lo antes posible.

El ministro de Economía, Robert Habeck, declaró que, aunque el objetivo de Alemania es crear energía de forma neutral para el clima, el gas es necesario como combustible para gestionar la transición.

«Es necesario reducir nuestra dependencia de las importaciones rusas lo antes posible», dijo el político de los Verdes en un comunicado. «La guerra de agresión de Rusia contra Ucrania lo hace absolutamente necesario. Con una terminal de GNL en Brunsbuettel estamos ampliando las oportunidades de importación».

Otro artículo de interés: Anticipan derrumbe de economía rusa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s