Volkswagen y Mercedes Benz cortan con Rusia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Vitaly V. Kuzmin*

Lectura: 7 minutos

«Hasta nuevo aviso», el fabricante alemán Volkswagen deja de hacer negocios en Rusia debido a la invasión de Ucrania. La compañía anunció el jueves que la producción en los sitios de Kaluga y Nizhny Novgorod se suspenderá hasta nuevo aviso. Las exportaciones de vehículos a Rusia también se detendrán con efecto inmediato.

«En el contexto del ataque ruso, la Junta Directiva del Grupo ha decidido detener la producción de vehículos en Rusia hasta nuevo aviso», dijo la empresa con sede en Wolfsburg el jueves.

El miércoles pasado, Mercedes-Benz anunció que dejaría de exportar automóviles a Rusia y detendría la producción local.

La indignación por la invasión rusa de Ucrania endureció las posturas en Occidente, causando una gran fuga de capitales. Varias compañías de EE. UU. y Europa suspendieron o finalizaron actividades comerciales en Rusia.

En la semana posterior al inicio del ataque de Rusia, varias empresas ya han anunciado planes de irse de ese país, mientras que muchas otras están revisando sus relaciones comerciales.

El éxodo se produce porque las sanciones occidentales apuntan a los bancos rusos y al acceso del país al sistema de pago internacional SWIFT, lo que provocó enormes pérdidas para el rublo, que alcanzó mínimos históricos.

Rusia a su vez anunció una prohibición temporal a los inversores extranjeros de vender activos rusos. «En la actual situación de sanciones, los empresarios extranjeros se ven obligados a dejarse guiar, no por factores económicos, sino a tomar decisiones bajo presión política», dijo el primer ministro de Rusia, Mijaíl Mishustin.

Sin embargo, aún no se han proporcionado detalles sobre cómo funcionaría la prohibición en la práctica y a quiénes afectaría exactamente.

El sector de la energía es, con mucho, el más grande de Rusia, y los anuncios más importantes hasta ahora están referidos a este estratégico sector.

BP, la mayor petrolera del Reino Unido, anunció el fin de semana pasado que abandonaría su participación del 19,75% en Rosneft, el gigante energético estatal ruso. Esa participación convierte a BP en el mayor inversionista extranjero en Rusia, y deshacerse de ella podría resultar en una cancelación de 25 mil millones de dólares.

Un día después del anuncio de BP, Shell también confirmó que abandonaría sus operaciones en Rusia. La decisión de Shell significa que se retirará de su participación del 27,5% en la planta de gas natural licuado (GNL) Sajalín 2, que pertenece en un 50% a Gazprom. Shell es el comerciante de GNL más grande del mundo.

Otra empresa energética europea, Equinor, respaldada por el Estado noruego, dijo el lunes que comenzaría el proceso de poner fin a sus empresas conjuntas en Rusia. La empresa ha estado en Rusia durante más de 30 años y ha trabajado en estrecha colaboración con Rosneft.

El martes Exxon Mobil anunció que abandonaría sus empresas rusas de gas y petróleo, por un valor de alrededor de 4.000 millones de dólares. TotalEnergies, de Francia, dice que ya no proporcionará fondos para nuevos proyectos rusos, pero permanecerá activa en el país.

En su discurso sobre el estado de la Unión, el martes por la noche, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, confirmó que ese país se uniría a la UE y a Canadá en la prohibición de vuelos rusos en su espacio aéreo, lo que afectaría aún más al sector de la aviación del país.

Boeing dijo que suspenderá las principales operaciones en Rusia, incluidas las piezas, el mantenimiento y el soporte técnico para las aerolíneas en el país. La decisión de Boeing se produjo cuando varias otras emblemáticas marcas estadounidenses anunciaron algún tipo de retiro de Rusia el martes.

Apple anunció que ha suspendido las ventas de sus productos físicos en el país, incluidos los iPhone. También ha deshabilitado el tráfico y los acontecimentos en vivo en su aplicación Maps «como medida de seguridad y precaución para los ciudadanos ucranianos».

Google eliminó las noticias y los editores estatales rusos de sus fuentes de noticias, mientras que la matriz de Facebook, Meta, dice que limitará el acceso a los medios de comunicación estatales rusos para que aparezcan de manera menos prominente en las fuentes de noticias.

Microsoft anunció que eliminará las aplicaciones móviles de la empresa de medios estatal rusa RT de su tienda de aplicaciones de Windows. Snap, la empresa detrás de la aplicación de mensajería Snapchat, dejó de publicar anuncios en Rusia, Bielorrusia y Ucrania.

Mientras tanto, siguiendo el ritmo de las sanciones financieras impuestas por los gobiernos, las compañías de tarjetas de crédito de EE. UU. Visa y Mastercard han bloqueado varias instituciones financieras rusas de sus redes globales.

Algunas firmas legales, contables y de consultoría también están revisando las operaciones rusas, pero han enfrentado críticas por no retirarse del país.

KPMG dijo que pondrá fin a algunas relaciones con los clientes para «cumplir con todas las nuevas leyes». McKinsey explicó que ya no trabajará con ninguna entidad del gobierno ruso, pero que no se irá del país.

Varios fabricantes de automóviles también se plegaron a las medidas contra Rusia. Ford está en proceso de suspender su empresa conjunta con el fabricante de furgonetas JV.

Ese anuncio sigue a los movimientos de General Motors y Daimler Truck, de Alemania, para cancelar las operaciones en Rusia. GM ha anulado las exportaciones de vehículos a Rusia, siguiendo a Volvo, de Suecia, que fue el primer fabricante de automóviles internacional en suspender las exportaciones al país.

La alemana BMW ha cancelado las exportaciones y detendrá la producción en Rusia, mientras que Volkswagen anunció la suspensión de las entregas de automóviles que ya están en Rusia a los concesionarios locales.

Varias empresas de entretenimiento también están recortando sus actividades en Rusia. Los estudios de Hollywood Disney, Warner Bros. y Sony Pictures suspendieron el lanzamiento de las próximas películas que debían estrenarse este mes.

Por su lado, Netflix dice que no cumplirá con las nuevas normas rusas para la transmisión de 20 canales respaldados por el Estado en su plataforma en ese país. La nueva reglamentación para Netflix en Rusia debía entrar en vigor el 1 de marzo, cuando la plataforma de transmisión en línea pasaría a estar bajo el paraguas del regulador de comunicaciones ruso Roskomnadzor, obligándolo a emitir transmisiones respaldadas por el Estado durante el proceso.

También se están revisando las relaciones comerciales en el fútbol. El club alemán de la Bundesliga Schalke 04 ha cancelado su acuerdo de patrocinio de larga data con Gazprom, al igual que el organismo rector del fútbol europeo, la UEFA.

Entretanto, el fabricante de ropa Adidas ha cancelado su acuerdo comercial con la Federación Rusa de Fútbol.

*Imagen ilustrativa.

Otro artículo de interés: Anticipan derrumbe de economía rusa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s