Embajador argentino en Israel condenado por corrupción

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: piqsels.com*

Lectura: 3 minutos

El poderoso político argentino Sergio Urribarri, estrechamente ligado a la vicepresdenta Cristina Kirchner, fue condenado a ocho años de prisión por un tribunal de Paraná, provincia de Entre Ríos.

Urribarri renunció a su cargo de embajador en Israel o fue directamente desplazado por el presidente Alberto Fernández, era la pregunta que recorría las redes políticas y de los medios de comunicación cuando se conoció la noticia.

Fue gobernador de Entre Ríos por dos períodos, es un dirigente preferido por la vicepresidenta Kirchner ─que maneja las riendas del poder en el país según diversas fuentes─ aspiró a la candidatura presidencial del peronismo, también ocupó la intendencia de Paraná.

«Una verdadera bomba política», decían en la capital entrerriana cuando el fallo salió a la luz, ocho años de condena, inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos.

El fallo además de alterar la calma del mundilllo político llamó la atención en un país donde la población supone que los «poderosos» nunca sufren las acciones de la justicia.

Los más ácidos creen que la debilidad del gobierno, acosado por denuncias de corrupción en el caso de la vicepresidenta Kirchner, con los gravísimos problemas sociales y económicos que no tienen miras de solución, llevan a la hipótesis de una derrota de Fernández-Kirchner el año próximo marcando una señal que también la justicia incorpora.

Se trata de una hipótesis errónea, al menos por lo que demuestra la cantidad de funcionarios del gobierno que están procesados y condenados, muchos de ellos en la cárcel o prisión domiciliaria, como es el caso del poderoso exministro de Producción Julio de Vido, el del vicepresidente de la Nación Amado Boudou, la dirigente piquetera Milagros Sala entre muchos otros.

El fallo contra Urribarri fue dictado por los jueces José María Chemes, Carolina Castagno y Elvio Garzón, quienes rechazaron los planteos de la defensa y avalaron la teoría del caso de la Fiscalía en casi todo el recorrido de los hechos.

La Fiscalía había pedido 12 años de prisión, mientras que la defensa había requerido al Tribunal que lo absuelva. La Justicia consideró probado que Urribarri dirigió fondos públicos en beneficio propio para su campaña de aspiraciones presidenciales mientras era gobernador.

El senado argentino otorgó a Urribarri la autorización para la designación de embajador en Israel en el 2020 cuando estaba sometido a varios procesos judiciales por sospechas de corrupción ─que ahora se comprueban─ con lo cual la oposición está dispuesta a reclamar por la decisión adoptada por los senadores oficialistas, según fuentes políticas.

*Imagen ilustrativa.

Otro artículo de interés: Piden doce años de prisión para embajador argentino en Israel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s