Según Xi China defiende derechos humanos

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente chino, Xi Jinping / Foto: The Presidential Press and Information Office

Lectura: 3 minutos

En China no existen las libertades públicas que esperan los países occidentales con democracia representativa. La libertad de prensa, de opinión pública, de asociación política, de sindicatos, están bajo absoluto y férreo control del partido comunista que gobierna el país.

La delegada de Naciones Unidas para la defensa de los derechos humanos Michelle Bachelet viajó a Beijing para una visita a lugares que considera sospechosos de violar las normas de la institucion mundial.

El presidente Xi Jinping, habló el miércoles por vídeo con Bachelet, que se encuentra en una visita a China que ha provocado críticas por parte de grupos de defensa de los derechos humanos, viaje que Estados Unidos ha calificado de error.

Xi dijo a Bachelet que el desarrollo de los derechos humanos en China «se adapta a sus propias condiciones nacionales», y que entre los distintos tipos de derechos humanos, los derechos de subsistencia y desarrollo son primordiales para los países en vías de desarrollo.

«Desviarse de la realidad y copiar al por mayor el modelo institucional de otros países no sólo se adaptará mal a las condiciones locales, sino que traerá consecuencias desastrosas», dijo Xi, citado por la agencia estatal de noticias Xinhua.

«Al final, serán las amplias masas del pueblo las que sufrirán», dijo.

Los críticos han dicho que no creen que se conceda a Bachelet el acceso necesario para hacer una evaluación completa de la situación de los derechos en Xinjiang.

Bachelet ha pedido acceso sin restricciones en Xinjiang, pero el Ministerio de Asuntos Exteriores de China ha dicho que su visita se realizará en un «circuito cerrado», refiriéndose a una forma de aislar a la gente dentro de una «burbuja» para evitar la propagación del COVID-19.

China niega todas las acusaciones de abusos.

El martes, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, dijo que es «un error aceptar una visita en estas circunstancias».

La visita de Bachelet se ha visto enturbiada por la publicación de nuevos documentos, producto de una filtración, que documentan la vida en el interior de los campos de reeducación en Xinjiang, donde estarían o habrían estado recluidos cientos de miles de uigures y otras minorías musulmanas.

Estos muestran incluso un fragmento de un discurso de un jefe local del partido en el que se insta a los guardias a disparar a matar contra todo detenido que intente alejarse de los centros.

Además, varias organizaciones y gobiernos occidentales también han puesto en tela de juicio la utilidad de la visita de Bachelet, que tiene lugar dentro de una «burbuja» sin contacto con el exterior ─oficialmente, debido a la pandemia─ y sin acceso para la prensa.

Varias ONG avisaron en las últimas semanas que China no dará a Bachelet acceso independiente a Xinjiang y mostraron su temor a que Beijing utilice la visita con fines propagandísticos.

Otro artículo de interés: Amenaza china al presidente Biden

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s