Rusia amenaza a Lituania

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente ruso, Vladímir Putin / Foto: Presidential Executive Office of Russia

Lectura: 4 minutos

El secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev, aseguró que Moscú adoptará medidas que tendrían un «grave impacto negativo» en Lituania si no levanta el bloqueo que soporta Kaliningrado.

En la capital del país, Vilna, el gobierno defiende que solo está aplicando las sanciones impuestas por la Unión Europea.

La tensión diplomática entre Rusia y la Unión Europea se centra ahora en Kaliningrado. Ese curioso enclave ruso en el Mar Báltico está sufriendo desde el sábado restricciones en el tránsito de algunos productos provenientes de Lituania.

De visita en la zona, el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev, advirtió que Rusia «reaccionará sin lugar a dudas a estas acciones hostiles» y anticipó que las eventuales medidas causarían un «grave impacto negativo» en la población lituana, aunque no especificó cuáles serían. Estas representarían una respuesta al bloqueo dispuesto por la UE de productos como acero y otros metales ferrosos, cemento, alcohol y abonos.

Las autoridades rusas aseguran que el tránsito se ha visto afectado tanto por carreteras como por ferrocarriles y que el bloqueo alcanza a otros productos básicos, acusaciones desmentidas por Vilna.

La primera ministra lituania Ingrida Simonyte afirmó que las restricciones afectan solo a los productos incluidos en el último paquete de castigos de la UE y que «el transporte de todos los demás bienes que no están sancionados o que aún no están sujetos a sanciones continúa, al igual que el tránsito de pasajeros».

Rusia amenazó el martes con castigar a Lituania con medidas que tendrían un «grave impacto negativo» por bloquear algunos envíos de ferrocarril hacia el enclave moscovita de Kaliningrado en el mar Báltico, en la más reciente disputa por las sanciones impuestas debido la guerra en Ucrania.

Sobre el terreno, en el este de Ucrania, los separatistas prorrusos dijeron que estaban avanzando hacia el principal bastión del campo de batalla: Kiev. Un funcionario ucraniano describió la pausa en los combates como la «calma antes de la tormenta».

Mientras, el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, se convirtió el martes en el más reciente dignatario internacional que visita Ucrania.

«Estados Unidos está enviando un mensaje inequívoco. No hay lugar para esconderse. Nosotros buscaremos, nosotros y nuestros socios buscaremos todas las vías disponibles para asegurarnos de que los responsables de estas atrocidades rindan cuentas», dijo Garland a periodistas al entrar en la reunión.

La atención diplomática se ha centrado en el enclave ruso de Kaliningrado, un puerto del Mar Báltico que incluidos sus alrededores alberga a casi un millón de rusos, conectados al resto de su país por un enlace ferroviario que pasa por Lituania, un miembro de la UE y la OTAN.

Lituania ha cerrado la ruta para el transporte de acero y otros metales ferrosos, lo que dice que está obligado a hacer en virtud de las sanciones de la UE que entraron en vigor el sábado.

Funcionarios rusos han dicho que también se ha bloqueado el paso de otros productos básicos. Imágenes de video del enclave mostraron algunas compras de pánico durante el fin de semana en las tiendas de materiales de construcción.

Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, visitó el enclave el martes para presidir una reunión de seguridad. Las acciones «hostiles» de Lituania, dijo, demostraban que Rusia no podía confiar en Occidente, que según él, había roto los acuerdos escritos sobre Kaliningrado.

«Rusia responderá sin duda a esas acciones hostiles», dijo Patrushev según la agencia estatal de noticias RIA. Se están elaborando «medidas apropiadas» y «sus consecuencias tendrán un grave impacto negativo en la población de Lituania», añadió sin entrar en detalles.

La primera ministra lituana, Ingrida Simonyte, dijo que era «irónico escuchar la retórica sobre supuestas violaciones de los tratados internacionales» por parte de Rusia, a la que acusó de violar «posiblemente todos los tratados internacionales».

Simonyte negó que las acciones de Lituania fueran un bloqueo y repitió la posición de Vilnius de que sólo está aplicando las sanciones impuestas por la UE.

Otro artículo de interés: Rusia protesta por cierre de Kaliningrado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s