Boris Johnson al borde del abismo en Londres

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Primer ministro británico, Boris Johnson / Foto: Number 10

Lectura: 3 minutos

En Downing Street ─sede del gobierno─ se ha producido una lucha para limitar los daños causados al liderazgo de Boris Johnson tras la dimisión de dos de sus principales ministros del gabinete. Dicen que han perdido la confianza en su liderazgo.

Tanto el excanciller Rishi Sunak como el exsecretario de Sanidad Sajid Javid presentaron su dimisión en medio de las cambiantes explicaciones de Johnson sobre su gestión de un escándalo de tipo íntimo.

Fue a través de Twitter que Sunak dijo: «Los ciudadanos esperan, con razón, que el gobierno se conduzca de forma adecuada, competente y seria. Reconozco que este puede ser mi último cargo ministerial, pero creo que vale la pena luchar por estos estándares».

Johnson se ha visto obligado a dar marcha atrás en sus declaraciones anteriores sobre el nombramiento para un puesto clave del partido de un colega que ahora está envuelto en severas acusaciones.

Johnson sobrevivió por poco a una moción de censura provocada por historias igualmente cambiantes sobre la ruptura de partidos. Esta moción evidenció que el 41 % de sus propios diputados conservadores ya no confían en él.

El exsecretario de Educación, Nadhim Zahawi, ocupa ahora el lugar de Sunak como jefe de Tesorería y la mayor parte del gabinete se mantiene fiel. Pero el drama del día está siendo visto por los críticos como el principio del fin de Johnson.

En su carta de dimisión, Sunak dice que los británicos «esperan con razón que el Gobierno se comporte de forma adecuada, competente y seria».

«Creo que merece la pena luchar por esos estándares, y por eso renuncio», explica en su misiva dirigida a Johnson, en la que reconoce que quizá el de Economía sea el último ministerio que le corresponda dirigir.

«Estoy triste por dejar el Gobierno, pero he llegado de mala gana a la conclusión de que no podemos seguir así», agrega.

Según asegura en su carta, Johnson no estaba dispuesto a tomar «decisiones difíciles» en la economía, como pudo comprobar al preparar un discurso conjunto para la próxima semana en ese campo, y se dio cuenta de que sus enfoques «son fundamentalmente demasiado diferentes».

También se mostró duro en su renuncia Javid, quien denunció que el deterioro de los valores conservadores en el Ejecutivo de Johnson «no cambiará bajo su liderazgo».

«La moción de censura interna el pasado mes fue un momento para la humildad, retomar el control y una nueva dirección. Lamento decir que esta situación no cambiará bajo su liderazgo, y por tanto ha perdido también mi confianza», subrayó Javid, quien en su día ya aspiró a liderar el Partido Conservador.

Las dimisiones desataron un aluvión de renuncias encadenadas, aunque voces autorizadas de los «tories», como el exnegociador del Brexit David Frost o el vicepresidente del partido «tory» Bim Afolami, también pidieron la marcha de Johnson, y algunos cargos de menor rango dejaron sus puestos.

Sin embargo, el grupo de mayores fieles al primer ministro dentro del Ejecutivo ─integrado entre otros por la ministra de Exteriores, Liz Truss, el de Defensa, Ben Wallace, el vice primer ministro, Dominic Raab, o las titulares del Interior, Priti Patel, y Cultura, Nadine Dorries─ anunciaron que no piensan abandonarlo.

Otro artículo de interés: Europa demanda a Gran Bretaña

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s