Gasoducto en Europa para escapar de Rusia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Canciller de Alemania, Olaf Scholz / Foto: republica GmbH

Lectura: 5 minutos

La posibilidad de construir un gasoducto para transportar gas desde Portugal y España, a través de Francia, hacia el resto de Europa, fue una especie de anuncio oficial del jefe de gobierno alemán Olaf Scholz.

Alemania sufre ahora el escarmiento de la dependencia energética de Moscú, alimentada sustancialmente por la anterior canciller Angela Merkel debido a sus contactos con el presidente Putin.

Así lo dijo el canciller Scholz, para escapar de la dependencia de Rusia. Propone recuperar el proyecto MidCat que se suspendió a favor del gas natural ruso más barato.

«He estado informandome sobre un gasoducto dramáticamente supendido. El gaducto que debería haberse construido desde Portugal y España, y atraviesa Francia hasta el centro de Europa. Sería una gran contribución para aliviar la situación y el suministro de forma masiva ahora mismo. Por eso he defendido con firmeza que se aborde de nuevo un proyecto así en conversaciones con mis colegas españoles y portugueses y con el presidente francés y la presidenta de la Comisión Europea», declaró Scholz.

El proyecto MidCat se planteó como una extensión del gasoducto Medgaz, que comunica la costa argelina con Almería, se detuvo hace años para dar prioridad al Nord Stream proveniente de Rusia. Quedaron por construir unos 220 kilómetros entre Hostalric en Cataluña y el sur de Francia.

La existencia de conexiones con el norte de África ayudaría a «diversificar el suministro», argumentó el canciller alemán, para calificar a continuación de «error» el haberse abonado al gas ruso que recibe Alemania, a través del Báltico, a través de Nord Stream.

El tripartito de Scholz entre socialdemócratas, verdes y liberales, en el poder desde diciembre del año pasado, ha quedado obligado a reducir a toda prisa una dependencia energética heredada de sus antecesores, tanto el socialdemócrata Gerhard Schröder como la conservadora Angela Merkel.

Pese a la caída de los suministros del Nord Stream, los depósitos de gas de Alemania han alcanzado alrededor del 75 % de su capacidad, según los datos de la Agencia Federal de Redes (Bundesnetzagentur).

El Gobierno de Scholz se había marcado como objetivo que los depósitos se situaran en el 75 % de su capacidad el 1 de septiembre, para subir al 85 % al 1 de octubre y del 95 % el 1 de noviembre.

Esta evolución, sin embargo, depende de que se mantengan los envíos que recibe a través del gasoducto Nord Stream. El gigante ruso Gazprom cortó temporalmente los suministros a mediados de julio, con el argumento de que debían realizarse tareas de mantenimiento. Cuando se restableció el servicio, el volumen había bajado al 20 % de sus capacidades, frente al 40 % que recibía anteriormente.

Alemania ha logrado mantener el ritmo de almacenamiento debido, en parte, a que se usan para el consumo eléctrico las reservas de una planta de carbón que ha sido reactivada.

Además se ha empezado a ahorrar consumo en edificios públicos, iluminación de monumentos, piscinas y otras instalaciones, según el criterio de cada estado federado.

Un gasoducto desde la península ibérica «hubiera contribuido masivamente a relajar la situación actual», reflexionó hoy el canciller Olaf Scholz, en una conferencia de prensa tras el receso estival y abierta a todo tipo de cuestiones, nacionales o internacionales, aunque centrada en la guerra de Ucrania.

Tal conducto «hubiera podido construirse» y «ahora se le echa de menos», añadió Scholz, quien dijo haber abordado la posibilidad de recuperar el proyecto con sus colegas de Portugal y de España, y también de Francia y con la presidencia de la Comisión Europea.

Scholz se refirió así, aunque sin citarlo, al proyectado MidCat, que se detuvo hace años por considerarse económicamente más ventajoso importar el gas natural ruso. Quedaron por construir unos 220 kilómetros entre Hostalric (Cataluña) y el sur de Francia.

La existencia de conexiones con el norte de África ayudaría a «diversificar el suministro», argumentó, para calificar a continuación de «error» el haberse abonado al gas ruso que recibe Alemania, a través del Báltico, a través de Nord-Stream.

«Todo gobierno, toda empresa, debe tener en cuenta que las situaciones pueden cambiar y prepararse para si ello ocurre», afirmó, al explicar que su coalición se vio «sorprendida» por la falta de alternativas a una reducción de los suministros rusos. Este reconocimiento tenía algo de «mea culpa», ya que fue vicecanciller y titular de Finanzas en el último gobierno de Merkel.

Otro artículo de interés: Alemania frente a dificultades generadas por Angela Merkel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s