Violentos enfrentamientos en Irak

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: picryl.com*

Lectura: 4 minutos

Los enfrentamientos entre grupos rivales iraquíes se reanudaron este 30 de agosto en Bagdad, donde ya han muerto 23 seguidores del clérigo chiita Moqtada Sadr según informes de la prensa y observadores internacionales.

Al menos 380 personas resultaron heridas por la violencia surgida en la Zona Verde de la capital iraquí, un perímetro de alta seguridad que alberga ministerios y embajadas, de acuerdo con las fuentes.

Tras una noche tranquila, de madrugada se reanudaron los enfrentamientos entre los seguidores de Sadr y el ejército y los hombres del grupo Hashed al Shabi (Unidades de Movilización Popular, PMU), antiguos paramilitares proiraníes ahora integrados en las fuerzas regulares.

Los disparos de armas automáticas y de cohetes procedentes de la Zona Verde resonaban por todo Bagdad, indicaron corresponsales de AFP.

El gobierno iraquí anunció que el toque de queda en vigor desde el lunes por la noche en todo Irak se iba a mantener el martes. Escuelas, administraciones y comercios estaban cerrados.

Apenas un puñado de vehículos se aventuraban en las calles de Bagdad, donde el ejército y la policía garantizaban que se respetara el toque de queda.
La Zona Verde se sumergió en el caos el lunes después de que el muy influyente clérigo Moqtada Sadr anunciara su «retirada definitiva» de la política.

Varios miles de seguidores suyos se precipitaron hacia la Zona Verde e invadieron el Palacio de la República, donde se reúne el consejo de ministros. Las fuerzas del orden los dispersaron utilizando gases lacrimógenos.

Por la tarde ya se escucharon los primeros disparos. Después la situación se altero todavía más, con los seguidores de Sadr enfrentándose con armas de fuego al ejército y a los antiguos paramilitares de Hashed al Shabi.

Irak está inmerso en una crisis política desde las legislativas de octubre de 2021.

Las fuerzas políticas chiitas, especialmente la de Moqtada Sadr, no consiguen ponerse de acuerdo en un nuevo primer ministro y un nuevo gobierno.

La semana pasada iba a realizarse una gran manifestación en Bagdad, pero el líder chií Moqtada Al Sadr la suspendió por tiempo indeterminado. Escribió en Twitter que estaba muy preocupado por posibles actos de violencia. Señaló que no apuesta por una guerra civil, sino por preservar la paz social.

«La sangre de los iraquíes tiene un valor inestimable», dice. Desde de el triunfo del Bloque Sadrista en las últimas elecciones parlamentarias en Irak, Al Sadr es considerado uno de los políticos más poderosos del país, aunque no logró formar un gobierno de mayoría.

Los seguidores de Al Sadr tomaron por asalto el Parlamento a fines de julio, y aún permanecen allí en una sentada masiva, en tiendas de campaña. Una provocación para sus rivales, la alianza Marco de Coordinación, formada por facciones chíies proiraníes, que también iniciaron una sentada a fines de la semana pasada en contra de la toma del Parlamento.

Todo indica que las tensiones políticas en Irak continúan. Al Sadr canceló su participación en un encuentro de líderes políticos organizado por el primer ministro irakí, Mustafá Al Kadhimi.

«Ya desde la semana pasada reina la parálisis política en Irak. Ahora, las sentadas ante el Parlamento demuestran que hay fuerzas que no siguen en la mesa de negociaciones», dijo a DW Sarah Hepp, directora de la Fundación Friedrich Ebert (cercana al partido socialdemócrata alemán) en Irak, desde su sede, en Amán.

*Imagen ilustrativa.

Otro artículo de interés: Misil de Irán provocó daños en norte de Irak

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s