Armas de EE. UU. para Taiwán

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Misiles Harpoon de EE. UU. / Foto: U.S. Indo-Pacific Command

Lectura: 3 minutos

El presidente Joe Biden apuesta a jugar con fuego en la relación con China.

En momentos de tensión máxima en el Estrecho del Mar Meridional que separa a Taiwán del continente, recorrido por barcos norteamericanos de guerra, la Casa Blanca anuncia un millonario envío de armas a la isla rebelde.

Difícil suponer que Beijing aceptaría la noticia con parsimonia. China reaccionó de manera violenta, por ahora, en el terreno de las amenazas verbales.

Las fuerzas armadas de Taiwán indicaron el jueves que habían derribado un dron que sobrevolaba una de sus islas frente a la costa china, un incidente que puso de manifiesto el aumento de las tensiones.

Un día antes, Taiwán dijo que había alertado de la presencia de drones sobre tres de las islas que ocupa frente a la costa de la ciudad portuaria china de Xiamen.

El presidente Biden anunció el viernes una venta de armas a Taiwán por más de 1.000 millones de dólares en medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China por el estatus de la isla.

La venta por 1.090 millones de dólares incluye 355 millones de dólares para misiles Harpoon aire-mar y 85 millones de dólares para misiles Sidewinder aire-aire, informó el Departamento de Estado.

Sin embargo, la mayor parte de la venta consiste en un paquete de apoyo logístico de 655 millones de dólares para el programa de radares de vigilancia de Taiwán, que proporciona advertencias de ataques aéreos.

Los sistemas de defensa aérea de alerta temprana se han vuelto más importantes debido a que China ha intensificado las maniobras militares cerca de Taiwán, a la que considera una provincia rebelde.

El Departamento de Estado dijo que el equipo es necesario para que Taiwán «mantenga suficiente capacidad de autodefensa». El gobierno estadounidense le notificó al Congreso acerca de la venta el viernes después y señaló que los acuerdos respetan la política de «Una sola China».

Exhortó también a Beijing «a cesar su presión militar, diplomática y económica contra Taiwán y, en su lugar, entablar un diálogo significativo» con la isla.

La controversia entre Washington y Beijing en torno a Taiwán han aumentado considerablemente desde la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a la isla el mes pasado.

Luego del viaje de Pelosi a Taipéi se han llevado a cabo al menos otras dos visitas de congresistas y varias de gobernadores de estados de Estados Unidos, todas ellas reprobadas por China.

China reclama a Taiwán como territorio propio, a ser anexionado por la fuerza de ser necesario. Ambas partes se separaron en 1949 luego de una guerra civil y no mantienen relaciones oficiales.

Beijing rompió incluso los contactos informales tras la elección de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, de tendencia independentista, en 2016.

Quizás una respuesta de Washington a las nuevas relaciones de China con Rusia desde la invasión del ejército a Ucrania ordenada por el autoritario presidente Vladímir Putin, estiman expertos en el tema.

Otro artículo de interés: Comenzaron maniobras militares de Rusia y China

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s