Castillo afuera, asume vicepresidente en Perú

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Dina Boluarte, primer presidente mujer de Perú / Foto: Presidencia Perú

Lectura: 3 minutos

Dina Boluarte se convirtió ayer miércoles en la primera mujer en ocupar la presidencia de Perú, dando por terminado un dramático día en el que su predecesor fue arrestado por el presunto delito de rebelión y acusado por los legisladores.

Boluarte, quien fuera vicepresidente del país, asumió el cargo más alto en el Congreso para convertirse en el sexto presidente de Perú en menos de cinco años.

La ceremonia tuvo lugar horas después de que una mayoría de 101 miembros en el cuerpo legislativo de 130 personas votaron a favor de destituir al exlíder Pedro Castillo.

El tumultuoso día comenzó cuando el entonces presidente Castillo anunció planes para disolver el Congreso e instalar un gobierno de emergencia, antes de una inminente votación de juicio político ─el tercero─, por parte de los legisladores, que la Defensoría del Pueblo de Perú describió como un «intento de golpe de Estado».

También llamó a elecciones parlamentarias para trabajar en una nueva constitución.

La medida provocó una serie de renuncias del gabinete, feroces reacciones de altos funcionarios y la condena de los vecinos de la región, que finalmente no logró evitar su juicio político en el Congreso.

Las fuerzas armadas peruanas rechazaron el intento de Castillo de dejar de lado a los legisladores, calificándolo de «violación de la Constitución».

Y la propia Boluarte criticó el plan de disolución de Castillo, calificándolo en Twitter como «un golpe que agrava la crisis política e institucional que la sociedad peruana tendrá que superar con estricto apego a la ley».

Funcionarios internacionales se unieron al coro de condenas a Castillo, y Estados Unidos instó al líder a «revertir» la medida y «permitir que las instituciones democráticas de Perú funcionen de acuerdo con la Constitución», dijo en Twitter la embajadora de Estados Unidos en Perú, Lisa Kenna.

«Seguiremos oponiéndonos y rechazando categóricamente cualquier acto que contradiga la Constitución de Perú, cualquier acto que socave la democracia en ese país», dijo el portavoz del Departamento de Estado de EE. UU., Ned Price, en un comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina expresó «profunda preocupación» por la crisis política de Perú en un comunicado en Twitter, y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil dijo en un comunicado que las acciones de Castillo eran «incompatibles con el marco constitucional de ese país, y representan una violación de la democracia y el estado de derecho».

En un sorprendente giro de los acontecimientos, Castillo fue detenido por la policía en Lima, la capital, luego de que los legisladores lo acusaran en el Congreso.

Otro artículo de interés: Presidente de Perú en cuerda floja

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s