Dudas en China tras abandono de política «cero COVID»

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
China sufre bajas tasas de vacunación / Foto: Asian Development Bank

Lectura: 3 minutos

China finalmente se está alejando de su estricta política de «cero COVID», pero las bajas tasas de vacunación entre los ancianos han sembrado temores de que el coronavirus podría matar hasta 2,1 millones de personas.

Alrededor de un tercio de los chinos de 80 años o más aún no han recibido un ciclo completo de vacunas, en comparación con menos del 10% de la población en general.

Con China anunciando el miércoles el levantamiento de las políticas más restrictivas de cero COVID, los expertos advirtieron sobre la posibilidad de un brote descontrolado que puede abrumar el irregular sistema de atención médica de China.

Entre los que corren mayor riesgo se encuentran los ancianos, como Sun, de 76 años, quien dijo que «no aceptaría más inyecciones» después de recibir una sola inyección a cambio de un regalo de 100 yuanes (14 dólares) y una bolsa de arroz.

«No ha habido casos cerca y rara vez viajo fuera de mi región. Así que no es necesario», dijo el residente de la provincia oriental de Zhejiang.

La firma de análisis de riesgos para la salud Airfinity ha pronosticado hasta 2,1 millones de muertes por COVID-19 con los niveles de inmunidad actuales.

La compañía modeló sus proyecciones sobre un brote en Hong Kong este año, la quinta ola del virus en la ciudad, cuando la renuencia de las personas mayores ante las vacunas fue un factor importante en la alta tasa de mortalidad.

De las más de 10.500 muertes en esa ola, el 67% no estaba vacunado.

Y más del 95% de los fallecidos tenían 60 años o más, según el gobierno. La mediana de edad fue de 86 años.

La política de pandemia de línea dura de Pekín ha visto ciudades enteras cerradas, niños separados de sus padres en cuarentena y residentes obligados a hacerse pruebas de PCR diarias para continuar con su día.

Pero China se ha mostrado reacio a implementar la obligatoriedad de las vacunas, y en su lugar ofrece incentivos, desde cupones de compras hasta dim sum gratis, para tratar de alentar a las personas a vacunarse.

En julio pasado se intentó imponer un «pinchazo» obligatorio para acceder a espacios públicos en la capital, Pekín, pero rápidamente se abandonó luego de fuerte rechazo por parte del público traumatizado por los escándalos con las vacunas nacionales en los últimos años.

Ese giro de 180 grados en la política sanitaria probablemente fue «el resultado de la intervención directa de un líder central», escribió entonces Yanzhong Huang, del Consejo de Relaciones Exteriores, y señaló que otras medidas impopulares no fueron anuladas.

La estrategia cero COVID, con la que se comprometió el gobernante Partido Comunista en ese momento, «tiende a marginar el papel de las vacunas en la implementación de políticas», dijo.

Otro artículo de interés: Cambios en política «cero COVID»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s