COVID golpea fuerte en China

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Wcr1993

Lectura: 3 minutos

Las calles de las principales ciudades chinas estaban inquietantemente tranquilas el domingo mientras la gente se quedaba en casa para protegerse del aumento de casos de COVID-19 que ha afectado a los centros urbanos de norte a sur.

China se encuentra en la primera de las tres oleadas esperadas de casos de COVID este invierno, según el epidemiólogo jefe del país, Wu Zunyou. Vendrán más olas a medida que las personas sigan la tradición de regresar en masa a sus áreas de origen para las vacaciones del Año Nuevo Lunar el próximo mes, dijo.

China no ha informado ninguna muerte por COVID desde el 7 de diciembre, cuando puso fin abruptamente a la mayoría de las restricciones clave para una política de tolerancia cero al COVID luego de protestas públicas sin precedentes. La estrategia había sido defendida por el presidente Xi Jinping.

Como parte de la relajación de las restricciones de cero COVID, las pruebas masivas para el virus han terminado, lo que arroja dudas sobre si los números oficiales de casos pueden capturar la escala total del brote. China reportó unas 2.097 nuevas infecciones sintomáticas de COVID el 17 de diciembre.

En Pekín, la propagación de la variante Omicron altamente transmisible ya ha afectado a los servicios, desde el catering hasta la entrega de paquetes. Las funerarias y los crematorios en toda la ciudad de 22 millones de habitantes también están luchando para mantenerse al día con la demanda en medio de la escasez de personal a medida que los trabajadores y conductores se reportan enfermos.

«En este momento es difícil reservar un coche fúnebre por lo que muchos familiares transportan el cuerpo con sus propios vehículos», dijo un empleado bajo condición de anonimato.

Las publicaciones en las redes sociales también mostraron subterráneos vacíos en la ciudad de Xian, en el noroeste de China, mientras que en Shanghái, el centro comercial del país, no hubo el ajetreo habitual en el período previo al Año Nuevo.

En Chengdu, las calles estaban desiertas pero los tiempos de entrega de alimentos estaban mejorando, dijo un residente, luego de que los servicios comenzaran a adaptarse al reciente aumento de casos.

Sin embargo, dijo que conseguir kits de prueba de antígenos seguía siendo difícil, y explicó que le habían dicho que los kits que había pedido recientemente habían sido desviados a hospitales.

Otro artículo de interés: EE. UU. ofrece ayuda a China para combatir COVID

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s