Mejora situación de Alemania para recibir gas de Moscú

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: gazprom.com

Lectura: 7 minutos

Alemania informó el miércoles con satisfacción la decisión de Washington de levantar las sanciones a la constructora rusa del enorme complejo Nord Stream 2 otorgando a Berlín tres meses más para resolver una disputa de larga data.

El enfrentamiento sobre la finalización de la empresa de 11.000 millones de dólares, liderada por la estatal rusa de energía Gazprom, ha tensado los lazos en un momento en que Berlín y Washington están ansiosos por reconstruir las relaciones que acabaron dañadas bajo el gobierno del expresidente Donald Trump.

«Existe una exención presidencial para la empresa Nord Stream 2 y su director general, que es ciudadano alemán», dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, en una conferencia de prensa.

Maas dijo que la administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había impuesto sanciones a las entidades rusas y a los barcos vinculados a Nord Stream 2, así como a la empresa constructora del oleoducto y a su CEO.

La empresa y su director ejecutivo fueron eximidos inmediatamente después que se tomó la decisión, agregó.

«Vemos esto como un paso constructivo que nos complace discutir más a fondo con nuestros socios en Washington», dijo Maas, y agregó que la administración Biden no había hecho ninguna promesa más allá de la exención de sanciones.

«Pero creo que hemos ganado otros tres meses (hasta la próxima revisión de Estados Unidos) para discutir con los responsables en Washington sobre cómo proceder», dijo Maas a los periodistas.

La compañía que asiste a Nord Stream 2 dice que el gasoducto de Rusia a Alemania está completo en un 95%, con alrededor de 121 kilómetros (75 millas) por construir.

Rusia reactivó la instalación de tuberías que llevarán gas natural a Alemania, un año después que Estados Unidos se opuso al proyecto internacional debido a presuntas amenazas a la seguridad energética de Europa, dijeron gerentes del proyecto.

Los trabajos en el gaseoducto Nord Stream 2 fueron suspendidos en diciembre del 2019 luego de convertirse en una fuente de conflicto entre Rusia y Occidente.

Está previsto que este proyecto duplique la capacidad anual de suministro de gas natural del gasoducto existente, Nord Stream.

En una declaración, voceros de Nord Stream 2 confirmaron que la construcción se había reactivado bajo las aguas del mar Báltico, diciendo que el barco Fortuna, que coloca la tubería, «instalaría 2,6 kilómetros de gasoducto en la Zona Económica Exclusiva de Alemania, a profundidades menores de 30 metros».

La autoridad marítima alemana notificó a los navieros que deben evitar parte del mar Báltico donde se construirá el Nord Stream 2 hasta el 31 de diciembre.

Los trabajos en la construcción del gasoducto submarino han sido completados en un 90%.

Cuando se termine, Nord Stream y Nord Stream 2, que evita pasar por Ucrania, serán responsable por la transferencia de más de la mitad de las exportaciones rusas de gas natural a Europa.

Washington ha criticado a Europa por su excesiva dependencia energética de Moscú y amenazó con sanciones a los socios europeos del proyecto.

El principal accionista del proyecto, el gigante del gas ruso Gazprom, junto con sus socios europeos, Wintershall y Uniper Groups, de Alemania; Shell, el gigante británico-holandés; Engie, de Francia; y OMV, de Austria, gastarán unos 11.500 millones de dólares en el Proyecto.

Las acciones de Gazprom aumentaron 3,5% el viernes en la bolsa de valores de Moscú.

Rusia insiste en acusar a Ucrania de estár bloqueando las entregas de gas natural a Europa.

Sin embargo, la compañía estatal de gas de Rusia, Gazprom, anunció que había reiniciado el bombeo de gas natural hacia Europa a través de los gasoductos de Ucrania.

Las autoridades de Gazprom informaron en diciembre pasado que volvieron a enviar gas después de seis días de cortes, que dejaron a millones de europeos expuestos al frío, en medio de las más bajas temperaturas registradas hasta el momento en el invierno.

Rusia es el abastecedor de alrededor de un cuarto del total del suministro de gas natural que recibe Europa.

La mayor parte del gas ruso es transportado a través de gasoductos que atraviesan Ucrania.

Rusia cortó el suministro, acusando a Ucrania de robar gas desde las líneas de tránsito. Ucrania por su parte, rechaza la acusación.

El acuerdo para que el gas volviera a ser suministrado a Europa, incluye la presencia de observadores internacionales que registrarán el flujo de gas a través de los gasoductos ucranianos.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, prometió el apoyo de Estados Unidos a la soberanía de Ucrania y los esfuerzos para fortalecer la democracia en el país durante su visita para conversar con altos funcionarios.

«Estoy aquí por una razón realmente muy simple, que es, en nombre del presidente [Joe] Biden, reafirmar firmemente nuestro compromiso con la asociación entre nuestros países, nuestro compromiso con la soberanía, la integridad territorial y la independencia de Ucrania, nuestro compromiso a trabajar con Ucrania mientras continúa fortaleciendo su propia democracia, construyendo instituciones, impulsando reformas, combatiendo la corrupción», dijo Blinken.

La tensión de Ucrania con Rusia es motivo de conflictos permanentes en la frontera con grupos armados prorrusos que operan despues de la invasión rusa a la península ucraniana de Crimea desde 2014 donde permanecen ante la indiferencia europea.

El principal diplomático estadounidense habló en presencia del ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, quien llamó a Estados Unidos «el aliado número uno de Ucrania en seguridad y defensa».

La visita de Blinken a principios de mayo sigue a una concentración militar rusa a lo largo de la frontera con Ucrania, que incluyó a decenas de miles de soldados y despertó preocupación entre muchos gobiernos occidentales. Rusia dijo que las fuerzas estaban participando en ejercicios militares y que a fines de abril regresaban a sus bases.

Además de Kuleba, Blinken también mantuvo conversaciones con el presidente Volodymyr Zelenski y el primer ministro Denys Shmyhal.

Se esperaba que Blinken reiterara que Estados Unidos no reconocería la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia en 2014 y que pidiera su regreso a Ucrania.

También que reclamaría a Rusia que mantenga sus compromisos bajo los acuerdos de Minsk para poner fin al conflicto en el este de Ucrania. Desde 2014, Rusia ha estado apoyando a los separatistas prorrusos en la región oriental de Donbas.

El Departamento de Estado dijo que Blinken también fomentará las reformas institucionales en Ucrania, calificadas como «clave para asegurar las instituciones democráticas de Ucrania, la prosperidad económica y el futuro euroatlántico».

Blinken hablo de la importancia del apoyo económico de Estados Unidos a Ucrania.

«Desde 2014, Estados Unidos ha proporcionado a Ucrania más de 4.600 millones de dólares en asistencia total, incluida la asistencia de seguridad y no relacionada con la seguridad», según el Departamento de Estado.

Otro artículo de interés: Turquía también avanza con diplomacia del gas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s