Maniobras militares de Ucrania con OTAN mirando a Rusia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: NATO North Atlantic Treaty Organization

Lectura: 5 minutos

Los ejercicios considerados estratégicos están a cargo del gabinete de ministros de Ucrania en cooperación con el Centro de Seguridad Energética de la OTAN y el apoyo de la Escuela Naval Superior de EE. UU. en el marco de la Plataforma OTAN-Ucrania.

Fuentes informadas explicaron que se trata de compartir experiencias en la «lucha contra la guerra híbrida», con ejercicios que se extenderán hasta el 17 de septiembre.

El SNBO (comite militar conjunto) señaló que estas maniobras se llevan a cabo en cumplimiento del acuerdo alcanzado por los ministros de Exteriores de los países miembros de la OTAN en 2019 para apoyar a Ucrania en su lucha contra «las amenazas híbridas» de Rusia en la región del mar Negro.

El objetivo de los ejercicios, indica la entidad, es el «desarrollo de la estabilidad del sistema estatal ucraniano en la esfera de lucha contra las amenazas híbridas y reacción ante crisis por medio del fortalecimiento de la cooperación entre las instituciones y cívico-militar».

En los días anteriores, el ministro de Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, expresó su preocupación con el acuerdo de integración firmado entre Bielorrusia y Rusia la víspera y las maniobras binacionales Zapad-2021 que se celebran en ambos países.

«Para demostrar la seriedad de sus intenciones de integración en el marco de la Unión Estatal, anuncian deliberadamente no solo sus planes de integración en base a 28 programas, sino también de la creación de un espacio militar común», dijo, citado por la agencia Unian.

Por ello, señaló, Ucrania debe «observar atentamente» las maniobras Zapad-2021, que entraron en su fase activa el pasado 10 de septiembre en los territorios de Rusia y Bielorrusia, con la participación de cerca de 200.000 efectivos, quince buques, unas 80 aeronaves, y hasta 760 unidades de armamento pesado.

«Los escenarios que se practican allí representan graves riesgos. Comprendemos que si Rusia absorbe a Bielorrusia de uno u otro modo, tendremos 1.000 kilómetros de peligro adicional para nuestra soberanía e integridad territorial», alertó.

Según Kuleba, el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, «intenta crear la impresión de que controla la situación», pero es su homólogo ruso, Vladímir Putin, «quien realmente controla la profundidad de la integración».

«Lukashenko aprendió a jugar con Rusia. En cada etapa de la integración ofrecerá cierta resistencia para intentar obtener condiciones adicionales», señaló. Los primeros ministros de Rusia, Mijaíl Mishustin, y Bielorrusia, Román Golovchenko, firmaron el viernes pasado un paquete de documentos para la integración económica de ambos países en el marco de la Unión Estatal.

La oposición bielorrusa en el exilio se opone a la Unión Estatal, ya que considera que supondrá la pérdida de soberanía, temores que comparte Occidente.

En paralelo a las maniobras de Rusia y Bielorrusia, Ucrania y OTAN celebran en Odesa ejercicios para contrarrestar la amenaza de Rusia en el mar Negro, dijo el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania (SNBO).

El acuerdo de integración con Moscú supone un espaldarazo para el régimen bielorruso, sometido a un profundo aislamiento debido a la represión de las pacíficas protestas antigubernamentales y el desvío forzoso en mayo pasado de un avión de Ryanair para detener a un periodista opositor.

Las maniobras estratégicas conjuntas de Rusia y Bielorrusia «Occidente 2021» comienzaron el 10 de septiembre en cuatro áreas de entrenamiento militar. En total participarán hasta 200.000 soldados, pero en la primera fase de las maniobras, sobre territorio bielorruso, según datos de Minsk, 12.800 soldados, entre ellos, 2.500 rusos y 50 kazajos.

En Bielorrusia y Rusia hubo hasta ahora, cada dos años, ejercicios militares de las Fuerzas Colectivas de Respuesta Rápida (CRRF) de los países que pertenecen a la alianza Organización del Tratado sobre Seguridad Colectiva (OVKS). Las últimas maniobras militares estratégicas bajo el nombre de «Occidente» se llevaron a cabo en 2017.

Esta vez se unirán a la segunda fase de estos ejercicios en suelo ruso también militares de Armenia, Kazajstán, Tayikistán, India, Kirguistán, Mongolia, Serbia y Sri Lanka. Por su parte, China, Vietnam, Birmania, Pakistán y Uzbekistán envían observadores.

Esta vez, lo que salta a la vista es la magnitud sin precedentes de las maniobras, opina Siarhei Bohdan, del Instituto de investigación histórica Friedrich Meinecke, de la Universidad Libre de Berlín. «Las maniobras, en las que antes influía Minsk, se convierten ahora en el escenario para un gigantesco espectáculo militar ruso», dijo a la DW.

Al mismo tiempo, Bohdan asegura que la participación de militares kazajos representa un logro para Minsk. «Pienso que, debido a su grave aislamiento político, Bielorrusia deseaba una mayor participación de Kazajstán y otros países».

El experto militar Vasily Kashin, de la Escuela Superior de Economía de Moscú, está convencido que los ejercicios militares también se realizan para comprobar la operabilidad de todo el sistema de liderazgo de las Fuerzas Armadas rusas en el caso de un conflicto a gran escala. «Si las relaciones entre Rusia y Occidente fueran más constructivas, las maniobras serían diferentes, con muchos observadores», explicó Kashin.

Otro artículo de interés: Presidente Zelenski teme invasión a Ucrania del ejército ruso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s